Tres de los doce refugiados eritreos llegados a España encuentran acogida en Valladolid

Los doce emigrantes llegaron a Madrid el pasado domingo desde Italia. TRIBUNA

La ONG Accem ha sido la encargada de traerles desde Madrid, a donde llegaron este domingo por la noche. Ahora comienzan un proceso de integración en su nuevo país.

Una nueva vida, una nueva etapa que afrontar... y lo harán en Valladolid. Y es que tres de los doce refugiados eritreos que llegaron este domingo por la noche a Madrid, ya se encuentran en la ciudad para alzar el telón de un cambio radical. Primero llegaron a Italia, el domingo a Madrid y acto seguido, este mismo lunes, tocó lo propio para Valladolid gracias al convenio existente entre el Gobierno y la ONG Accem. ¿Y a partir de ahora?

 

“Ahora toca trabajar todo el tema de la documentación, todo aquello respecto a la solicitud de asilo”, explica Daniel Duque, responsable de la Organización No Gubernamental a Tribuna. “También hay que trabajar la parte psicológica, porque ha sido un tránsito duro, donde ayuda un psicólogo, y la parte laboral, ya que el Estado Español reconoce la protección internacional para ayudar en el sentido social y laboral”.

 

De esta manera, Accem ya ha ‘entregado’ a los tres eritreos un nuevo piso que será su hogar todo el tiempo que haga falta. “El tiempo de estancia es indefinido, muchos de ellos tienen derecho a estar aquí hasta que se solucione la razón por la que salieran. Si este problema perdura tienen derecho a estar en España el tiempo que sea”, hace ver Duque.

 

“Ahora entran en una primera fase de acogida de seis meses en los que comienzan a trabajar con el tema del idioma, en el caso de que no sean castellano parlantes, y después con el tema de la integración laboral”, sigue el responsable de Accem. Será cuestión de emprender una nueva aventura con una cultura y un escenarios nuevos.

 

“La idea es que se inserten socialmente, y esto empieza por el idioma. Cuando estén integrados en este sentido, podrán afrontar una nueva etapa referida al apartado laboral”. Es decir, paso a paso. Primero lo fundamental, después lo laboral. Valladolid, una vez más a través de una ONG, vuelve a volcarse de solidaridad.