Cyl dots mini

Tratamientos para mascotas con dermatitis alimentaria

Los perros suelen rascarse de vez en cuando sin producirse daños o, en cualquier caso, lesiones leves sobre su piel. Pero existen ocasiones en las que el rascado se mantiene con gran frecuencia y constancia durante largos períodos de tiempo. Para cualquier propietario esto es un indicio claro de que algo no anda bien. Pero descubrir la razón puede ser muy complicado.

Es normal que la primera sospecha que cruce la mente del propietario es que el perro tiene pulgas. Es verdad, las pulgas provocan picazón y pueden hacer que el can se rasque tan fuerte que genere heridas graves en su propia piel. Pero esta no es la única razón, y tampoco tiene por qué ser la causa de que tu mascota esté sufriendo.

 

De hecho, se puede tratar de una alergia que no conocías. Quizás algún producto le hace daño, o tal vez es alérgico a algún alimento que forma parte de su dieta diaria. En lugar de provocar vómitos o hinchazón, la alergia les causa una picazón incontrolable que es conocida como dermatitis alimentaria.

 

Algunas alergias son comunes a toda una raza. Por lo tanto, puede deberse a que la raza de tu perro es incapaz de tolerar algún alimento en específico.

 

Aunque existen claves para diagnosticar estos casos, y tratamientos generales, siempre es recomendable visitar a tu veterinario, quien puede hacer una evaluación más profunda en base a la condición particular de tu perro.

 

El diagnóstico

 

Como ya hemos mencionado con anterioridad, existen múltiples causas por las que puede aparecer la picazón en un can. Por lo tanto, realizar un diagnóstico de dermatitis alimentaria es algo bastante complicado. Es recomendable efectuar exámenes de laboratorio para descartar algunas enfermedades de la piel. A pesar de que los resultados no siempre sean 100% fiables.

 

Para diagnosticar dermatitis alimentaria, lo primero es ir descartando otras causas más comunes, como la aparición de pulgas, hongos o incluso alergias ambientales, que suelen ser bastante similares, pero con la única diferencia de que se presentan solo en ciertas épocas del año.

 

Todos estos procedimientos deben realizarse en conjunto con el veterinario. Después de todo, se trata del experto que podrá evaluar los resultados del laboratorio con mayor precisión, y comprender ciertos comportamientos sobre la alergia.

 

Si se llega a la conclusión de que, en definitiva, se trata de un problema de dermatitis alimentaria, se procede a realizar un diagnóstico por eliminación. Para ello, la dieta del can será modificada y se le otorgará solo un tipo de proteína que no haya consumido con anterioridad.

 

Uso de alimentos hipoalergénicos

 

Si se considera que se trata de una alergia causada por los alimentos ingeridos, el veterinario solicitará una modificación en la dieta. De esta forma podrá ser confirmada completamente la teoría. Esto incluye añadir el consumo de piensos hipoalergénicos para perros.

 

El pineso hipoalergénico para perros ,como el que venden en Big Mascotas, contiene proteínas que no han sido consumidas por el animal en ningún momento con anterioridad. Es necesario que la dieta con piensos para perros alérgicos se mantenga durante, por lo menos, un período de tiempo que abarque dos meses como mínimo.

 

Si después de ser modificada la dieta habitual de tu mascota notas que el picor y el daño en su piel disminuye, o desaparece por completo, la conclusión es notable: el problema consistía en dermatitis alimentaria.

 

Tratamiento

 

Por desgracia, no se trata de una condición que pueda ser eliminada por completo. Por el contrario, el perro deberá mantener una dieta con piensos hipoalergénicos de por vida. El hecho de volver a la dieta anterior haría que la alergia, la picazón y la irritación volvieran a aparecer.

 

Por otro lado, es importante contar con productos para la higiene, como el champú adecuado. Asegúrate de que funcionen para perros con alergia o irritación. Después de todo, es probable que la piel del can continúe un poco débil.

 

Por último, añade suplementos de omega 3 y omega 6 a su dieta habitual. Esto lo debes hacer después de consultar con tu veterinario al respecto, porque no suelen funcionar de forma correcta con todos los canes.

 

Con estos trucos podrás ayudar a tu mascota que se encuentra sufriendo por esta condición. Recuerda que, a pesar de no contar con cura, puede ser aliviada tomando las medidas necesarias. Siempre bajo la supervisión de un veterinario y con cautela. Verás los resultados en poco tiempo.