Tordesillas recupera el nombre del Toro de la Vega aunque seguirá sin poder alancear al animal

El año pasado el festejo se denominó Toro de la Peña, en vez de Toro de la Vega, tras la prohibición de dar muerte al animal en público.

Tordesillas recupera el nombre de su festejo taurino más arraigado y más controvertido, el Toro de la Vega, después de que el pasado año se renombrase como Toro de la Peña, tal y como ha publicado El Norte de Castilla en su edición digital. A pesar de ello, la prohibición de dar muerte al astado en público sigue en vigor, y los lanceros no podrán lidiar al animal como era tradicional, alanceándolo hasta dar muerte al toro en un centenario ritual.

 

Las peñas iniciaron un movimiento para recuperar el nombre del festejo. El de las Peña, en recuerdo de la patrona, no ha calado hondo entre los vecinos, especialmente los peñistas. Tordesillas recupera así el nombre del festejo, aunque el segundo martes de septiembre tan solo podrá soltar al astado, sin inferirle la muerte en público, tras la prohibición que efectuó la Junta de Castilla y León el pasado año.

 

En la propia localidad se debaten entre la resignación y la indignación y no entienden por qué no pueden celebrar el torneo del Toro de la Vega como se lleva haciendo desde la Edad Media.