Toni Villa se apunta al objetivo de Ronaldo: “La ‘Champions’ en cinco años”

El jugador del Real Valladolid habla en esta entrevista a TRIBUNA de su salida a la Cultural Leonesa y de Fernando Calero, entre otros temas.

Toni mantiene el balón en la cabeza. S.SANZ

No es un marciano, aunque a veces lo parezca por las cosas que hace con el balón, pero sí un murciano que llegó a Valladolid durante su etapa de formación para acabar cumpliendo su sueño en el Pucela. Así lo siente Toni Villa Suárez (07/01/1995), a quien el ascenso con el conjunto en blanquivioleta le cambió la vida para empezar a hacerse un hueco en Primera.

 

Todo jugador sueña con ello y él no dejó de perseguirlo hasta conseguirlo. Incluso, tuvo que salir un año cedido a la Cultural Leonesa, de donde fue ‘repescado’, después de sentirse “engañado” aquel verano en Zorrilla. Pero tenía claro que debía salir, ya que considera que si no lo hubiera hecho, no le habrían valorado en el club”.

 

Esta temporada no comenzó teniendo el protagonismo que le habría gustado, pero ya acumula tres titularidades y espera que sean muchas más. Sobre todo para tratar de ayudar a conseguir al Real Valladolid el objetivo de la permanencia, aunque, como reconoce en esta entrevista concedida a TRIBUNA, piensa más allá y se apunta a la meta del presidente Ronaldo de jugar la ‘Champions’ en cinco años.

 

PREGUNTA: ¿Cómo llega el equipo al parón?

RESPUESTA: Muy bien, sobre todo porque hemos conseguido una victoria y dos empates importantes. Contentos y felices de poder disfrutar del descanso.

 

P.: Dijo Masip que el empate contra el Atleti le supo a victoria. ¿A usted también?

R.: No, a mí no. Es cierto que hay que valorarlo como lo que es, un empate contra el Atleti y que es un buen resultado, pero creo que estuvimos mejor plantados en el campo y que, incluso, pudimos ganar si hubiéramos tenido mejor suerte en la acción del penalti.

 

P.: Tras esa acción, se acercó a animar a Sandro. Este Pucela sigue caracterizándose por ser una piña.

R.: Sí, siempre. Somos una familia y estamos muy unidos, vengan los compañeros que vengan. Sandro es muy buen gente y nos trata a todos muy bien con la experiencia que tiene.

 

P.: Fue un partido intenso, como Sergio dijo que quería para estar a la altura del rival. ¿Les afectó ese plus en el juego?

R.: No nos afectó para nada porque no nos comentó subiéramos la intensidad. Nos dijo que teníamos que hacer lo de siempre, trabajar como siempre en ese aspecto. Nos caracterizamos por ser un equipo rocoso al que es difícil entrar. Entonces, creo que estuvimos como siempre en ese aspecto.

 

Hay que fijarse en las actuaciones de los equipo y dejar de lado a los árbitros

 

P.: Muchos pidieron la roja en su entrada a Morata. ¿Hubiera sido exagerada?

R.: Sí. En el vídeo es cierto que parece una entrada muy fea, puede ser que lo sea, pero yo llego al balón antes, el pie se me queda encima del balón y le golpeo. Creo que en directo nadie pensó que era roja, pero en la televisión, a cámara lenta, parece más fuerte de lo que realmente era; hasta Morata me lo dijo. Entiendo que la afición del Atlético utilice eso. La realidad es que hay que fijarse en las actuaciones de los equipo y dejar de lado a los árbitros.

 

P.: Se ha asentado en el equipo titular. ¿Qué ha cambiado para ello?

R.: No lo sé, la verdad. Siempre soy el mismo e intento trabajar al máximo y aprovechar las oportunidades que me dan. Llevo tres partidos y ojalá sean muchos más.

 

P.: Dice que siempre da el máximo, pero no le llegaba el premio. ¿Llegó a pasarlo mal?

R.: Hablo por mí y por todos mis compañeros, cuando no juegas, sobre todo en una situación en la que no entras, no solo como titular, es complicado. Hay que llevarlo lo mejor posible, ya que somos unos privilegiados por estar aquí. Lo pasamos todos mal, yo el primero, pero es la vida del futbolista.

 

TONI SUJETA UN BALÓN ANTE EL ESCUDO DEL REAL VALLADOLID. S.SANZ

 

CANTERA

 

P.: ¿Qué recuerda de su estreno en Primera?

R.: (Gesto pensativo) Recuerdo cómo estaba el césped. Me asombró lo bien y regado que estaba. Además, no sé si era un poco de noche, pero todo iba como la seda, muy rodado, el espectáculo… Todo estaba bien coordinado.

 

P.: Tuvo bastante protagonismo esa temporada, pero la lesión en el Camp Nou le frenó en seco.

R.: Sí. He leído que no llegué bien al final de temporada y realmente llegué lesionado para jugar las últimas tres jornadas. Aun así, me recuperé muy pronto para lo que debería de haber estado.

 

P.: ¿Cree que la lesión y la irrupción de Waldo han influido en la poca participación al principio de esta temporada?

R.: La lesión, no, para nada. He hecho toda la pretemporada y he entrenado a un gran nivel, pero era el entrenador quien decidía quien jugaba y veía a otros compañeros mejor que yo. Waldo se merece lo que tiene porque se lo merece. Es un grandísimo jugador.

 

P.: Waldo no se crió en Los Anexos, pero allí también dejó detalles de mucha calidad. Desde hace unos años la apuesta por la cantera es más fuerte.

R.: En los últimos años la filosofía del filial ha cambiado un poco. Ahora fichan a jugadores más mayores para dar ese salto de calidad. Los resultados dirán cómo funciona eso.

 

P.: De momento, le está saliendo bien la jugada al Promesas.

R.: Sí, le tienen ahí arriba. El objetivo del Promesas no creo que sea nunca los resultados, sino formar jugadores. Pero siempre es más fácil formar jugadores con buenos resultados.

 

P.: Por su experiencia, ¿cree que alguno podría tener la oportunidad en el primer equipo?

R.: Sí, claro, pero hay que tener paciencia con los jugadores. Hay que ir metiéndolos progresivamente, no se les puede meter de golpe porque igual te los cargas. En muchos casos, una cesión en Segunda, si tienen el nivel, es una buena decisión. Por supuesto que veo jugadores preparados, como Miguelín o Apa, que son los que más conozco porque llevan muchos años aquí y son canteranos como yo. Ojalá les vaya muy bien.

 

Si no me hubiese ido a otro equipo, no me habrían valorado en el club

 

P.: Aunque también hay circunstancias en el fútbol complicadas… Usted tuvo que salir a la Cultural después de empezar la pretemporada con el primer equipo y, finalmente, no viajar al stage de preparación. ¿Cómo se sintió en el momento de la decisión de Paco Herrera?

R.: Muy mal, porque me sentí engañado por una parte. Se me comentaron una serie de cosas y no se cumplieron. Fue una decisión del entrenador [Paco Herrera], la entiendo, pero para mi crecimiento necesitaba salir.

 

P.: No le fue nada mal en León…

R.: Para nada. Tenía muy claro que quería ir allí por el entrenador, en principio, y la verdad es que luego fue una temporada histórica para el equipo, siendo el mejor equipo de la historia de Segunda B, campeón y ascenso. Fue un año increíble.

 

P.: ¿Supuso un punto de inflexión?

R.: Sirvió para que me valorasen. Creo que si no me hubiese ido a otro equipo, no me habrían valorado en el club.

 

TONI DA UN PASE ANTE EL ATLETI. TRIBUNA

 

CALERO

 

P.: ¿De qué compañero ha aprendido más con todos los que ha compartido vestuario?

R.: De Benja, en la Cultural, porque es diferente cuando estás en equipos filiales es más difícil entrar en uno de veteranos. Con toda su carrera e historia, me ayudó muchísimo con sus consejos; le voy a recordar siempre. También mucho de Masip, por lo mismo. Por ejemplo, el día del Granada estaba nervioso porque era una oportunidad y no sabía si sería la última. Él me contestó que simplemente era un partido de fútbol, que lo hicieses como sé. Siempre está apoyándome.

 

P.: Este verano se marchó uno de los integrantes de la ‘Generación del 95’. ¿Echa de menos a Calero?

R.: Sí, claro. Era un gran compañero, llevaba muchos años con nosotros y es un gran jugador. Pero esto es el fútbol… Al final unos vienen y otros van. Espero que le vaya lo mejor posible.

 

P.: ¿Le resultó extraño enfrentarse a él?

R.: Curioso, aunque no era la primera vez porque ya lo hice dos veces cuando estuve en la Cultural.

 

P.: Hubo muchas críticas hacia él por su salida. ¿Usted las entendió?

R.: Realmente no sé las situaciones que dieron lugar a esa salida, si el club hizo todo por su parte, si él quería salir… Al final, no voy a saber la verdad porque no eran mis asuntos, por lo que no puedo posicionarme.

 

El ascenso no solo cambió mi historia, sino también la del Real Valladolid

 

P.: La foto con él y Anuar el día del ascenso quedará para el recuerdo. ¿Cuánto de especial fue esa temporada?

R.: Me cambió la vida. Era un sueño jugar en Primera y esa temporada se veía lejísimos, pero fue frenética.

 

P.: ¿Con qué momento se queda de su carrera hasta ahora?

R.: Con ese ascenso. No solo cambió mi historia, sino también la del Real Valladolid.


P.: En anteriores entrevistas en TRIBUNA, Calero deseó el ascenso y Anuar se marcó el reto de ir con Marruecos. Ambas situaciones se cumplieron. ¿Cuál es su objetivo?

R.: Con un objetivo que se pueda cumplir… Puf… La permanencia. No, venga, la ‘Champions’ en cinco años, como dice Ronaldo (sonríe).

 

P.: Entonces, ¿en el vestuario también se cree en ello?

R.: Depende más de él, incluso, que de nosotros. Al final, estamos luchando por la permanencia, que es el objetivo. Ronaldo se ha marcado sus plazos, los pasos que tiene que dar y nosotros vamos por donde diga.