Toma la Palabra aprueba, mediante asamblea, un programa para el 26M que combina "estrategia" y "pragmatismo"
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

Toma la Palabra aprueba, mediante asamblea, un programa para el 26M que combina "estrategia" y "pragmatismo"

Asamblea de VTLP.

Queda pendiente la elaboración del documento refundido definitivo, ya que varias enmiendas aprobadas han hecho referencia a la necesidad de reordenar algunos capítulos.

La asamblea de Valladolid Toma la Palabra, celebrada este sábado en el Centro de Iniciativas Ciudadanas Conde Ansúrez (Barrio España), ha aprobado el texto del programa para las próximas Elecciones Municipales de mayo de 2019, que ha quedado concluido en sus contenidos. Si bien queda pendiente la elaboración del documento refundido definitivo, que llevará aún unos días, habida cuenta de que varias enmiendas aprobadas han hecho referencia a la necesidad de reordenar algunos capítulos.

 

El proceso de redacción del programa ha sido "amplio y participativo", según ha indicado la formación política a través de un comunicado remitido a Europa Press. Se inició el pasado mes de octubre, con los primeros debates de carácter general, denominados 'Valladolid 2030', que se fue concretando en sucesivas propuestas de borradores presentados en asambleas a lo largo del presente 2019.

 

Según recuerda VTLP, "Valladolid vivió en 2015 un cambio político que ha servido, fundamentalmente, para revertir el rumbo diseñado por el PP durante dos décadas". Sin embargo, añade el comunicado, una vez completada esa tarea, "el error sería caer en el conformismo o la autocomplacencia".

 

Por ello, el programa para la etapa 2019-2023 "debe dibujar el inicio de una senda de cambio profundo para la ciudad, conjugando por un lado el pragmatismo de medir qué proyectos se pueden abordar en cuatro años, priorizando, y por otro una mirada larga, estratégica".

 

El programa se organiza en tres grandes bloques. El primer eje apuesta por "una ciudad habitable", garante de derechos "esenciales" como la vivienda, con un espacio público "amable" y "lleno de oferta cultural, de ocio o deportiva" en todos los barrios.

 

Se habla en él de una ciudad "cuidadora", que "lucha contra la precariedad de los sectores" y áreas "más vulnerables", pero también de una ciudad "educadora" que "apuesta por llevar la cultura de calidad a los barrios, a los centros educativos y las edades más tempranas", así como por "seguir reforzando el deporte de base y la educación y sensibilización en materia ambiental, de igualdad o de derechos humanos".

 

El segundo eje trata de "una ciudad con futuro" y en él se abordan algunos de los "grandes retos a medio plazo" para la ciudad como la relación con el alfoz, la despoblación, los problemas medioambientales o la economía local.

 

En él se realiza una "importante apuesta" por "dar un salto en el transporte público", principalmente, y en otras formas de movilidad, a fin de "reducir la contaminación atmosférica y recuperar espacio público".

 

Igualmente, se hace hincapié en potenciar la transición energética en el conjunto de la ciudad y una gestión "eficiente" de los recursos, a la vez que se desarrollan líneas de trabajo para "fortalecer la economía local" y hacerla "menos dependiente de las crisis" y se apuesta por un trabajo de "retejido" urbanístico de la ciudad, para superar "desequilibrios territoriales existentes entre los distintos barrios y zona de la ciudad".

 

Por último, el tercer eje propugna "una ciudad radicalmente democrática" y apuesta por un impulso "aún más decidido" por la participación ciudadana, no sólo en las decisiones políticas sino "en la vida cultural y social de la ciudad", por una "mayor transparencia", que saque "provecho de la tecnología" y una "reivindicación de los servicios públicos".

 

Cierra el programa la apuesta por una 'Valladolid en clave de mujer' con especial atención a la violencia de género y las agresiones sexuales.