Todo sobre fiscalidad y tributación en el campo de las apuestas deportivas

Ahora que la “Declaración de la Renta” se encuentra ya a la vuelta de la esquina es cuando se nos empiezan a presentar infinidad de dudas sobre lo que tenemos que tributar. En España, contribuyente está obligado a tributar por aquellos beneficios que haya obtenido en las apuestas de Internet; esto lo debería hacer en base al impuesto del IRPF, siglas del Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (es decir, que si somos personas físicas, que lo somos, tenemos que cumplir con él).

 

Las rentas obtenidas deben de ser incorporadas al ejercicio fiscal y ser incluidas en la declaración, sumándolas a la base imponible, aplicando el tipo correspondiente en cada casa.

 

Datos clave sobre fiscalidad en apuestas deportivas

 

La Ley del Juego, en consonancia con el IRPF, consideran las ganancias obtenidas a través de las casas de apuestas online como “ganancias patrimoniales”. Esto hace que sean un pack que van diferente de otros ingresos, cómo las rentas obtenidas por el trabajo, los intereses del banco, dividendos, acciones, fondos de inversión, etc.

 

Hay que tener muy en cuenta que las promociones de las casas contarán como ingresos, por lo que se deben de liberar los bonos de apuestas como el Código de Cupón Marca lo antes posible. En el caso de que todavía no hayas liberado el bono, deberías pensar en hacerte con otro de otra casa, así se pueden compensar.

 

Cómo ya hemos comentado, las ganancias se deben integrar dentro de la base imponible, aplicándoles de esta manera el tipo marginal correspondiente. Por ejemplo, para una base imponible de hasta 12450, el contribuyente tendría que pagar un 19,50%, mientras que si la base está por encima de 60.000, entonces tendrá que asumir un 46%.

 

-Por ejemplo, si ganas unos ingresos brutos anuales de 20.000€ (ya sumado lo que has ganado con tus apuestas), deberías de pagar un 24,5% de los beneficios.

 

-Si tienes la suerte de cobrar más de 60.000€, ya sumadas las ganancias, entonces tendrás que asumir un 46% de tus ingresos.

 

Ahora bien, hay que tener en cuenta que hay muchos gastos que se pueden desgravar, por lo que la cuantía será más baja de lo que parecerá en un primer momento (por ejemplo, si estamos casados, podemos hacer la declaración conjunta y muy probablemente nos saldrá con un valor más reducido). Por ello, no está de más pagar a un contable para que lo gestione por su parte, así de podrás quedar más tranquilo a sabiendas de que se ha hecho todo cómo cabría esperar.

 

En España hay que declarar todas las ganancias; no hay un mínimo de apuestas deportivas que no pague el IRPF.