TLP ve el plan de servicios financieros de Diputación una "alfombra roja para que los bancos sigan cerrando sucursales"

Cajero automático. (Foto: E.P.)

El Grupo Provincial considera que los cinco municipios seleccionados para la instalación de cajeros son "de la misma comarca" o "muy próximos" a otros con oficinas y cree que así quedan excluidas localidades con necesidades "más urgentes", como las de Tierra de Campos o la zona norte de Peñafiel

EL Grupo Provincial Toma la Palabra (TLP) ha rechazado el programa piloto de servicios financieros de proximidad presentado por la Diputación de Valladolid por considerarlo como una "alfombra roja" de 480.000 euros para que los bancos "sigan cerrando sucursales".

 

A través de un comunicado remitido a Europa Press, la plataforma ha incidido en que esta medida, que busca dotar de cajeros para operar con tarjetas de cualquier entidad en aquellos municipios que carecen de servicios bancarios, "incentivará la desaparición de oficinas bancarias" en los municipios de la provincia, permitiendo a las entidades "concursar públicamente para ofrecer un servicio a coste cero que ellas mismas suprimen".

 

Además, TLP ha señalado que la selección de los cinco municipios en que se instalarán los cajeros automáticos --todos ellos "de la misma comarca y muy próximos a otros con oficinas o cajeros"-- responde "únicamente al criterio poblacional", precisamente "el que desaconsejan todos los organismos que trabajan contra la despoblación".

 

"Queda excluido el resto de comarcas y localidades con necesidades obvias y más urgentes de servicios financieros, como Tierra de Campos o la zona norte de Peñafiel", ha resaltado.

 

La portavoz del Grupo Provincial TLP, Virginia Hernández, ha lamentado, asimismo, que Diputación "no puede asegurar que no se vayan a aplicar comisiones a los vecinos que hagan uso de los nuevos cajeros".

 

Dada la "considerable cantidad de dinero" que se va a destinar a este programa piloto, TLP sugiera valorar otras alternativas como la puesta en marcha de una moneda social, subvencionar el uso de dispositivos TPV en los comercios rurales, contar con oficinas móviles o proporcionar servicio 'cash-back' en los establecimientos, incluso la posibilidad de ofrecer un servicio de taxi que permita a los vecinos trasladarse a los municipios cercanos para disponer de dinero en efectivo.