TLP lamenta que 44 años después de la muerte de Franco, la Diputación de Valladolid incumple la Ley de la Memoria Histórica

Palacio de Pimentel, sede de la Diputación de Valladolid.

Mantiene las distinciones al dictador y la Cruz Laureada en su escudo

El Grupo de Toma la Palabra en la Diputación de Valladolid, al cumplirse 44 años de la muerte de Franco, ha lamentado que la institución provincial sigue incumpliendo la Ley de la Memoria Histórica, al manter las distinciones concedidas al dictador y la Cruz Laureada en su escudo.

 

Ni a él, que recibió la medalla de Brillantes, ni a otros dirigentes de la sublevación y la dictadura, como José Antonio Girón, Rafael Cabestany o Pilar Primo de Rivera, a quienes les fue concedida la medalla de Oro.

 

Fue en el pleno provincial de abril de 2017 cuando se aprobó la proposición presentada por Toma la Palabra para que se hiciera efectivo el cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica, respaldada por los 14 votos de la oposición frente a los 13 en contra del Partido Popular.

 

Dicha proposición incluía también la retirada de la Cruz Laureada de San Fernando del escudo de la Diputación de Valladolid, que tampoco ha sido eliminada. Se trata de una distinción militar creada en el siglo XIX que fue concedida por Franco a Valladolid el 18 de julio de 1939 en homenaje a las "gestas heroicas" de la ciudad y a su "decisiva aportación en la guerra de liberación de España".

 

Sin embargo, "no es una laureada concedida por gestas honorables vinculadas a la tolerancia, la libertad o la democracia", denuncia Virginia Hernández, diputada provincial de Toma la Palabra, quien, a través de un comunicado recogido por Europa Press, califica de "incomprensible" que una institución no cumpla con la Ley de la Memoria Histórica, "más si cabe cuando hablamos de condenar a un régimen dictatorial que mantuvo 40 años a España bajo el yugo del fascismo".

 

TLP cree que ante la irrupción de 52 "diputados fascistas" en las cortes nacionales es más importante que nunca apuntalar los fundamentos de la democracia española, añade Hernández, y, en este sentido, defiende que la Diputación de Valladolid cumpla con el compromiso que adquirió hace más de dos años con la Ley de la Memoria Histórica.

 

La Ley de la Memoria Histórica se aprobó en 2007 pero, doce años después, TLP también aprovecha para denunciar que quedan aún municipios en la provincia de Valladolid que mantienen calles con nombres vinculados a la dictadura franquista.

 

Frente a los que ya han iniciado los trámites para modificarlos o se han comprometido a hacerlo, hay tres que se niegan: Adalia, Nueva Villa de las Torres y Roturas.