Tiempo de setas en Valladolid: las últimas lluvias auguran una buena campaña

Imagen: ICAL

La temporada alcanza su primer pico productivo, especialmente en boletus, en la primera semana de octubre. Las zonas reguladas en Valladolid son: Torozos, Mayorga y Pinares.

Las precipitaciones que se han producido de forma generalizada en toda Castilla y León, durante los últimos días aseguran el inicio de la campaña micológica de otoño, la más importante en términos de producción. La campaña alcanzará su primer pico productivo, sobre todo para boletus edulis, la primera semana de octubre, según el parte ofrecido por el técnico del Área Forestal y de Recursos Naturales de la Fundación del Centro de Servicios y Promoción Forestal y de su Industria de Castilla y León ( Cesefor), José Miguel Altelarrea. 

 

Tanto el programa de Micología de Castilla y León (Micocyl), gestionado por Cesefor, como el Instituto Europeo de Micología (EMI) corroboran que los amantes de la micología ya han recolectado los primeros ejemplares. 

 

El director del EMI, Fernando Martínez Peña, explicó, en declaraciones a ICAL, que las precipitaciones registradas en Castilla y León en la segunda mitad de septiembre han mejorado “significativamente” las reservas de agua en los suelos forestales en amplias zonas de la Comunidad que actualmente se encuentran por encima del 60-80 por ciento en capa superficial según Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

 

“Además, la previsión para los próximos días augura una bajada de temperaturas que también puede contribuir al desencadenamiento generalizado de las fructificaciones a los largo de la primera quincena de octubre. No obstante, en algunas zonas montañosas de Castilla y León ya se han generado fructificaciones puntuales de especies como boletus edulis derivadas de las tormentas registradas a finales de agosto y primera quincena de septiembre”, especificó. 

 

Al respecto, Altelarrea indicó que también se han producido fructificaciones puntuales, además de boletus, de amanitas y níscalos, sobre todo, en zonas donde la acumulación de precipitaciones en agosto fue mayor. 

 

Asimismo, el técnico de la Fundación Cesefor significó que, según la AEMET, se prevé una buena fructificación de setas silvestres para los próximos días, sobre todo en las zonas productoras próximas a las estribaciones del Sistema Central e Ibérico:  Ávila, Segovia, Soria y Burgos.

 

Fernando Martínez Peña también se refirió a las zonas en las que se prevé unas mayores producciones, y agregó que las últimas precipitaciones han sido bastante generalizadas por toda la Comunidad, si bien más generosas en la orla montañosa especialmente en el Sistema Central, norte de León y Palencia y Sistema Ibérico (Soria). 

 

Los amantes de la micología no pudieron recolectar las setas típicas de primavera, debido al Estado de Alarma derivado del COVID-19, un hecho que podría contribuir también a la sostenibilidad del recurso. 

 

En este sentido el director del Instituto Europeo de Micología precisó que dado que la primavera de 2020 fue más húmeda de lo normal, es probable que los árboles a los que viven asociados muchos de los hongos comestibles como boletus edulis o los níscalos, se hayan encontrado en buenas condiciones fisiológicas y cargados de carbohidratos para la formación de las setas. 

 

Buena campaña

 

Esta circunstancia, junto con la buena situación actual de humedad del suelo forestal en muchas zonas y la bajada de la temperatura, puede augurar "una buena campaña de producción de otoño si se mantienen condiciones favorables (humedad y temperatura) durante octubre y noviembre”, adelantó.

 

En este sentido, aclaró que con el confinamiento en la primavera de 2020 muchas especies de setas pudieron completar su desarrollo con más probabilidad al disminuir la presión recolectora, a pesar de lo cual puntualizó que la fauna silvestre y el ganado también son consumidores de setas. 

 

Por último, alentó a los recolectores a tener paciencia en cuanto a la recogida de ejemplares, y recordó que es importante tener en cuenta que especies como los boletus requieren de entre 10 a 15 días desde la llegada de las lluvias para la activación de la formación de los primordios de las setas y completar su desarrollo y esporular. “Por tanto recomendamos esperar al menos dos semanas para que los hongos completen su desarrollo y evitar el pisoteo de ejemplares jóvenes”, dijo. 

 

Permisos

 

El Programa de Micología de la Junta de Castilla y León ha abierto la expedición de permisos para la recolección en numerosas zonas seteras reguladas. En concreto en Gredos, montes de la Comunidad de Castilla y León y acotado de Gavilanes en Ávila; la zona de Ribera de Cañedo que comparten Salamanca y Zamora; Sierra de Francia, Béjar, Quilamas y El Rebollar (Salamanca); Montes de Oca y Demanda-San Millán, en Burgos; Montes de Segovia; Montes de Soria; y Torozos, Mayorga y Pinares, en Valladolid. 

 

Asimismo, precisó que para el resto de acotados se realizará una apertura progresiva de la expedición de los permisos. Además, otras localidades que gestionan sus propios acotados también mantienen abierta desde principios de enero la expedición de permisos. Durante septiembre y octubre las peticiones se multiplican normalmente.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: