Tensión entre Policía y funcionarios de prisiones durante su concentración con motivo de la Cumbre Hispano-portuguesa

Más de 300 trabajadores de toda la Comunidad se han concentrado para pedir al gobierno de Sánchez que se siente a negociar.

Los Funcionarios de Prisiones se han concentrado este miércoles en la calle San Quirce para continuar pidiendo mejoras laborales y salariales después de seis jornadas de huelga. Más de 300 trabajadores venidos de toda Castilla y León hasta Valladolid con motivo de la celebración en el Palacio Real vallisoletano de la XXX Cumbre Hispano-portuguesa. Una concentración en la que se han vivido momentos de tensión entre manifestantes y policías, especialmente con la llegada de uno de los autobuses que acercaba a los militares hasta el Palacio Real, cuando se han producido empujones a la hora de abrir paso al vehículo.

 

Unas movilizaciones que, según el manifiesto conjunto de los trabajadores, han tenido un "seguimiento unánime" y han supuesto "la implicación de todos los trabajadores de Instituciones Presidenciarias" en la defensa del Servicio Público de Prisiones y las mejoras laborales "justas" que se les vienen negando "desde hace años de forma sistemática".

 

Los sindicatos convocantes denuncian una "situación de total y absoluto abandono"  y "falta de respeto" por parte del Ministerio del Interior y de la Secretaría General, que les han "negado sistemáticamente cualquier posibilidad de diálogo y negociación", apuntando finalmente que en los últimos seis años no ha existido ningún tipo de negociación "real y efectiva".

 

Julián Muñoz, funcionario de prisiones de Salamanca y afiliado del sindicato Acaip, asegura que es una "reivindicación antigua", y continúan pidiendo la equiparación salarial "con el resto de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y sobre todo con Cataluña"

 

Además denuncian un deterioro cada vez mayor de las condiciones laborales, con plantillas envejecidas y plazas sin convocar, "con un trabajo que la ciudadanía desconoce".

 

Por su parte Honorio Gordo, delegado de CSI-F en Valladolid, manifestaba la alta edad de las plantillas, con un gran número de trabajadores en los 55 años, y más de 2.000 plazas sin convocar. "Tenemos una falta de 3.400 personas, no es solo funcionarios, es personal laboral, es personal sanitario, estamos cuidando una media de 100 internos por cada funcionario o como mucho cada dos". "No es solo dinero, es nuestra dignidad", sentenciaba.

 

Por último el responsable de UGT, Antonio Pascual, recordaba al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que "necesitamos y queremos negociar". Tras seis días de huelga "por culpa de haber roto ellos unilateralmente las negociaciones", exigen que se reúna a todas las plataformas sindicales y volver a negociar.