Cyl dots mini

Teloncillo anima a los vallisoletanos a “tomar la calle” en un pregón en el que no han faltado canciones infantiles

La compañía teatral ha reclamado apoyo para la creación artística sin olvidarse del recuerdo a las 250 personas que han pasado por la formación durante sus 50 años de historia.

Ya es oficial. Valladolid está de Fiestas. Los diez días de color, alegría, comida, bebida y diversión más intensos de la ciudad ya están aquí, y han llegado de la mano de un pregón sencillo, pero emotivo, que ha corrido a cargo de la compañía teatral Teloncillo.

 

En una tarde fría para lo que acostumbra esta efeméride, Ángel, Ana, Miguel Ángel, Javier, Silvia, Juan Luis, Suso, Lola, Carmen, Irene, JuanCarlos, María, Toñi, Vicente, Doris, Xiqui y Katrina, miembros de Teloncillo, han tirado por la calidez en su disertación, aunque representados por Ana Isabel y Ángel al micro. Sin efectos especiales, ni juegos de humo o de luz, directos al grano, como su forma de hacer teatro, esa que les ha llevado a llegar a las cinco décadas de existencia.

 

“De bien nacidos es ser agradecidos”, de esa manera han comenzado, con palabras para todos los presentes, así como muestras de cariño para las autoridades que les han permitido tener el honor de abrir las Ferias y Fiestas de la Virgen de San Lorenzo. El alcalde, la Concejalía de Cultura, el Teatro Calderón –“por han acogido nuestras propuestas artísticas y han hecho posible que, juntos, hayamos puesto en marcha una sala dedicada a la primera infancia: El Desván del Teatro Calderón”-, y diferentes entidades como Museos o Bibliotecas han recibido palabras de agradecimiento por parte de los artistas.

 

 

Teloncillo ha querido reivindicar sus orígenes, su identidad, independientemente de la procedencia de sus miembros: “Somos de la Circular, de la Rondilla, de Parquesol, del Barrio España, de Pajarillos, de Peñafiel, de Las Moreras, hasta de Honduras o Inglaterra, pero todos vivimos y trabajamos en esta ciudad, todos nosotros, más los que hoy no pueden acompañarnos por distintos motivos, somos de Valladolid, somos Teloncillo Teatro”, han recalcado.

 

Han aprovechado también para repasar su trayectoria, en la que han destacado que más de 250 personas han pasado por la formación, y que han llegado a grandes ciudades y otros continentes desde sus inicios en locales parroquiales de los barrios España, Delicias y Pajarillos.

 

Las canciones son algunas de las señas que han hecho a Teloncillo referencia internacional, y han sido fieles a sí mismos. Para sorpresa de toda la Plaza Mayor quedará el momento en el que han animado a los presentes a cantar el ‘Antón Pirulero’ o el ‘¿Dónde están las llaves?’.

 

Las reivindicaciones también han tenido cabida en el discurso, con peticiones concretas como que “no se escatimen presupuestos y esfuerzos para que las palabras pobreza, exclusión, racismo o acoso escolar, se erradiquen de nuestro entorno”, o algunas referentes a la necesidad de un mayor apoyo para la creación artística: “Apoyemos la creación: las artes plásticas, la música, la literatura, las artes escénicas y las audiovisuales… Apoyemos a nuestros artistas, porque si hay apoyo, habrá respuesta”.

 

El epílogo, como no podía ser de otra manera, ha sido una canción, esta vez de Pablo Guerrero, cuya letra es la siguiente:  “A tapar la calle; a abrir la calle; a vivir la calle; a soñar la calle; ¡A TOMAR LA CALLE!”

 

Habrá que hacerles caso.

Noticias relacionadas