Técnicos del Ayuntamiento de Medina concienciarán a jóvenes sobre alcohol y cannabis en bares y zonas recreativas

AYUNTAMIENTO DE MEDINA

A lo largo de los meses de julio, agosto y septiembre se van a llevar a cabo las salidas de técnicos municiopales para informar de los daños asociados al consumo.

El VII Plan Regional sobre drogas de Castilla y León 2017-2021, en su segunda línea estratégica, se plantea la “Reducir los riesgos y reducir los daños personales, familiares y sociales derivados del consumo de drogas” como acciones clave considerándolo como un desafío “afrontar el consumo múltiple de drogas con fines recreativos en espacios de fiesta y zonas de ocio”. Entre las acciones clave que se impulsarán, mantendrán o incorporarán, figura: el “desarrollo de programas móviles de disminución de los riesgos y de reducción de los daños en espacios recreativos durante los fines de semana y en acontecimientos festivos especiales”.  

 

En este sentido, el Ayuntamiento de Medina del Campo, a través de su Plan de Drogas, considera necesario intervenir en esta línea y para ello pone en marcha el Programa EPSYLON que constituye un dispositivo de proximidad en el que varios educadores se acercan a los jóvenes en sus lugares de consumo. El objetivo es el de informar de manera objetiva y clara sobre el consumo de alcohol y cannabis y sus riesgos asociados, todo ello, aprovechando la educación entre iguales.

 

El programa tiene como objetivo prevenir y reducir los riesgos asociados al consumo de alcohol y cannabis en jóvenes. Así mismo busca sensibilizar a los jóvenes sobre los riesgos y daños asociados al consumo de alcohol y cannabis, a través de un programa móvil en espacios recreativos durante los fines de semana y en acontecimientos festivos especiales.

 

A lo largo de los meses de julio, agosto y septiembre se van a llevar a cabo las salidas al objeto de informar a los jóvenes de los riesgos y daños asociados al consumo. Así mismo, se va a aprovechar para informar y recordar a este colectivo las medidas de prevención frente al COVID.

 

La concentración de adolescentes y jóvenes en parques, plazas y otros espacios públicos para consumir bebidas alcohólicas durante las noches de los fines de semana, o lo que es lo mismo, el denominado “botellón”, no es un fenómeno reciente. 

 

La práctica del “botellón” plantea un doble problema. Por un lado, es un problema de salud pública derivado del abuso de bebidas alcohólicas, con frecuencia a unas edades muy tempranas en las que los riesgos para la salud se multiplican.