Técnicas de marketing y publicidad con las que convivimos

El marketing rodea nuestras vidas

No somos conscientes de todo el marketing que nos rodea. Más allá de una promoción, una acción con influencers o un anuncio en redes sociales, hay aspectos del marketing que también impactan a todos los usuarios aunque estos no se den cuenta. Somos capaces de percibir sensaciones y mensajes a través de muchos canales, desde el diseño de logos de una empresa, hasta la colocación de los productos en un supermercado. Estas son las técnicas del marketing y la publicidad con las que convivimos y de las que tal vez, no nos habíamos percatado:

La amplitud de una cesta: que en una tienda de ropa se ofrezcan cestas para llevar cómodamente las prendas, tiene una doble función. Por un lado, hacer más fácil la compra y por otro, que se llena esa cesta. No dará pereza coger dos vestidos de más para ir al probador si se pueden transportar sin problemas. Lo mismo ocurre con un carro de la compra en un supermercado. Sin embargo, es una técnica percibida como positiva porque pone a disposición del cliente una comodidad, un extra en su experiencia con la tienda.

La colocación de los productos: el sitio de cada uno de los artículos que se muestran en una tienda, sea del tipo que sea, no es al azar. Su posición está perfectamente estudiada en función del tipo de productos que sean. Aquellas compras que se consideran de primer impulso, siempre estarán más cerca de la caja, para que no de tiempo a pensar si se debe o no hacer esa adquisición. Lo mejor de todo es que esto no es un truco ni un engaño. Más bien satisface la necesidad del cliente de darse un capricho o una recompensa. Es un marketing pensado para que ambos partes ganen.

Diseño de logos y colores corporativos: cuando una marca o negocio otorga a su empresa una identidad visual, esta está completamente estudiada para causar en los usuarios un impacto positivo. Los colores, las formas y todos los elementos usados se corresponderán con las sensaciones que se pretenden transmitir con sus bienes y servicios. Por eso, en el ocio es tan habitual encontrar colores vivos y llamativos. De esta forma, se causa un sentimiento de bienestar, de alegría, de buen ambiente... En una firma de lujo por ejemplo, los colores siempre serán más sobrios, dando una imagen de seriedad y elegancia que empatice con su público objetivo.

El clásico 99 en los precios: es una táctica básica del comercio. Poner un precio acabado en 99 para dar la sensación de que aún se está gastando una decena menos y no una más, es muy habitual en todo tipo de productos y tiendas. Ese céntimo o euro de menos es capaz de hacer creer que un artículo es más barato de lo que pensamos. Por ejemplo, un jersey que cueste 19,99 tendrá más éxito que si cuesta 20 euros, dando mayor efecto a la percepción de que es algo barato, cuando en realidad, la diferencia es tan solo de un céntimo. Esta técnica es además válida en cualquier sector, mercado o país, se considera algo de efecto universal porque se corresponde con el principal factor de compra: el dinero.

La iluminación: sí, parece que cuanto más iluminado esté todo será mejor y es precisamente al contrario. Cuando una tienda tiene poca luz y hay focos que destacan ciertos productos, nuestra atención se centrará en ellos y estos serán, precisamente, aquellos que interesa más vender. Se suele usar para nuevos productos de temporada.

Las técnicas del marketing en el mercado online

Creemos que cuando compramos por Internet estamos a salvo de estos trucos, pero lo cierto es que todo canal tiene sus propios métodos.

Cuando llegamos a una tienda a través de una búsqueda en Google no es por casualidad. Esa web ha querido aparecer en los resultados ante la llamada de una palabra clave concreta, esa que nosotros ponemos en el buscador. Además de aparecer, consiguen ser el primer resultado que se muestre, todo a través de las estrategias SEO y SEM.

Y una vez estamos dentro de una web, estas tienen la posibilidad de adaptarse a la navegación de los usuarios casi de forma personal en función de los intereses e incluso, la localización. Tampoco es fortuita la disposición de los elementos dentro de una página o tienda online. Los mapas de calor ofrecen a las empresas la visibilidad de qué partes de la web son más frecuentadas o interesantes y así, pueden adaptarse.

Entonces, ¿somos presas fáciles de las técnicas de marketing?

Para nada, los clientes son una audiencia inteligente y dura de roer. Por eso las empresas ponen cada vez más empeño en ser mejores. No solo ofrecen mejores precios y ofertas, sino que además, ponen a disposición de los usuarios más servicios y mejor atención. Porque saben que el marketing deja de ser efectivo si no se les tiene en consideración.