Stop Desahucios Valladolid se manifiesta ante los Juzgados por “otro lanzamiento más”

Integrantes de la plataforma 'Stop desahucios' Valladolid se concentran frente al juzgado durante el juicio. A.MINGUEZA

Caja España, propietaria del piso en Huerta del Rey, ha argumentado que los tres inquilinos llevan desde 2009 sin pagar y que no es posible llegar a un acuerdo porque “ejercen coacción”.

Otra familia más podría ser desahuciada más pronto que tarde de manera definitiva -ya se encuentran en la calle- en el vallisoletano barrio de Huerta del Rey. Amparo, Ismael y Abraham acudieron este lunes a las 10.30 horas a los Juzgados de la calle Angustias para enfrentarse al juicio que contra la denunciante Caja España. ¿El resultado? Ahora mismo a la espera de sentencia del juez, ya que no ha habido acuerdo. Durante la vista la caja les ha dado veinte días para que abandonen definitivamente el piso en cuestión, argumentando que “llevan seis años sin pagar”, desde 2009.

 

La cuestión es que al mismo tiempo que daba comienzo el juicio, unas veinticinco personas se manifestaban y demostraban su disconformidad en representación de Stop Desahucios Valladolid. Al canto de “ni un desahucio más”, el corrillo echaba en cara que una entidad que “ha sido rescatada” no tuviera un mínimo de comprensión.

 

Tras el nombrado juicio, a la espera de una sentencia que al menos tardará en decretarse una semana, los tres integrantes de la familia fueron recibidos por los manifestantes de la plataforma. “Nosotros solo pedimos no vivir debajo de un puente, no quisiera que nadie tuviera que pasar por esto”, explicó Amparo. “Hemos intentado proponer una solución, pero desde el primer momento se nos ha tratado como delincuentes”, secundaba Miguel Morchón, abogado de la defensa. Ellos proponían el pago de 150 euros al mes, “algo que el banco ha propuesto a otros posibles propietarios”.

 

Amparo, una de las tres afectadas por el posible desahucio. A. MINGUEZA

 

Ahí está uno de los puntos clave, ya que Caja España sí reconoce que ha estado a punto de alquilar el piso a una tercera parte, pero que esta se negó al conocer la situación del espacio, que por cierto ya ha sido ocupado por otras personas al encontrarse vacío.

 

“Llevan sin pagar desde 2009 y lo único que buscan es alargar su estancia el mayor tiempo posible”, ha asegurado la defensa de la Caja. “Se trata de una ocupación ilegal, y las cosas como son, hay que cumplir la ley”. Y eso no es lo peor, explican, ya que Abraham, Amparo e Ismael han llevado a cabo “coacciones” en el juicio celebrado este lunes, inciden.

 

“Le han comentado al juez que no tiene sentido desalojarles porque no van a encontrar quien quiera alquilar el piso sabiendo la situación en la que se encuentra. Si eso no es coacción, ya me dirán lo que es”, asegura la defensa de Caja España, antes de recordar el tiempo que llevan sin pagar los tres desahuciados, que ahora mismo se encuentran viviendo en la calle, más concretamente en su furgoneta. Será el juez quien tome la pertinente decisión.