¿Son realmente útiles las rebajas? Radiografía de la temporada en Valladolid
Cyl dots mini

¿Son realmente útiles las rebajas? Radiografía de la temporada en Valladolid

Las calles del centro de Valladolid están repletas de gente y, concretamente, el ajetreo se hace más notable en pleno corazón de la ciudad. Han comenzado las rebajas, este año un día antes de lo esperado. La noche del 29 de junio, los empleados de la mayoría de los comercios de Valladolid iniciaron el etiquetado con las bajadas de precio para inaugurar las rebajas la mañana siguiente.

El pasado viernes Valladolid amanecía repleta de carteles que anunciaban descuentos de hasta el 70% en determinados artículos, con el fin de atraer la atención de los clientes. El periodo vacacional comienza a principios de julio, por esta razón las grandes empresas textiles decidieron adelantar 24 horas sus rebajas y, de esta forma, captar el mayor número de consumidores posible. “Me parece bien el adelanto de las rebajas, tenía previsto un viaje para el día 1 de julio y de esta manera pude aprovechar los descuentos un día antes”, comentaba Lucía, una mujer que paseaba por el centro de la ciudad.

 

Sin embargo, esta estrategia del marketing no ha sido bien recibida por toda la población, ya que muchos de ellos aseguran que se trata de “una forma de aumentar el consumismo y engañar al público para adquirir artículos que realmente no necesita”. No todos los establecimientos han incluido esta novedad, ya que los pequeños comercios de la localidad se han mantenido fieles la política de iniciar las rebajas el primero de julio.

 

Son muchas las personas que opinan que al fin y al cabo las rebajas son un “sin sentido”, ya que a lo largo de todo el año las grandes firmas de ropa anuncian promociones especiales en las que rebajan mínimamente sus artículos con el objetivo de incitar a las compras de manera constante. A pesar de ello, no cabe duda de que cada inicio de rebajas supone una auténtica locura para la incentivar de consumo, puesto que al ver cualquier descuento, la gente se lanza a adquirirlo sin encontrarle antes una utilidad.

 

“Los últimos días de rebajas no encuentro nada, además es muy difícil que haya más de una talla en cada producto”, este es un pensamiento muy generalizado entre consumidores, ya que a medida que van avanzando los días de descuento va disminuyendo la mercancía, por lo que los últimos días resulta casi imposible adquirir un ‘verdadero chollo’. A esto se suma la aparición de productos de nueva temporada o artículos de continuidad, los cuales resaltan por encima de las rebajas para captar la atención de los clientes e intentar promocionar su venta por encima del género rebajado.

 

La otra cara de las rebajas es la de los nuevos puestos de trabajo que se generan a lo largo de este periodo. Son muchos los jóvenes que comienzan su trayectoria en el mundo laboral a través de contratos temporales durante las rebajas de los comercios. Esto es debido, principalmente, a que a lo largo de estas jornadas, las empresas necesitan aumentar su plantilla para poder sacar adelante sus establecimientos por lo que acuden a los jóvenes para este tipo de trabajos, ya que poseen las ganas y la vitalidad necesarias para soportar el estrés y la carga que dejan estos días en los trabajadores.