¿Son malos todos los frutos secos para los alérgicos a los cacahuetes?

Cacahuetes

A muchos pacientes con antecedentes de alergia a un fruto seco se les dice que eviten todos los otros frutos secos, pero, ¿es necesario? 

Si una persona es alérgica a un fruto de cáscara y se le ha recomendado evitar otros basándose sólo en una prueba de sangre positiva o prueba de pinchazo en la piel, puede no ser alérgica a los otros frutos secos.

 

Nuevas investigaciones sugieren que esas personas deberían considerar la posibilidad de someterse a una provocación de consumo alimentario oral para diagnosticar adecuadamente otras alergias a frutos secos, especialmente si nunca han tenido una reacción al comer estos frutos antes.

 

Un nuevo estudio publicado en 'Annals of Allergy, Asthma and Immunology', la publicación científica del Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología (ACAAI, por sus siglas en inglés) demostró que entre las personas alérgicas a un fruto seco que tienen una prueba positiva a otros frutos secos, más de la mitad superó una prueba de provocación alimentaria oral a otros frutos secos sin ninguna reacción.

 

Superar una provocación oral de alimentos significa que la persona no es alérgica a ese fruto seco. Los frutos secos de árbol incluyen almendras, anacardos, nueces y avellanas, pero no cacahuetes. El estudio observó que casi ninguna de las personas alérgicas al cacahuete, pero sensibilizadas a los frutos de cáscara, eran clínicamente alérgicas a los frutos de árbol, por lo que -según los autores-- es el primer análisis que indica que las personas alérgicas al maní no necesitan evitar todos los frutos secos.

 

DEBERÍA CONFORMARSE CON PRUEBAS CONTROLADAS DE INGESTA ORAL

 

"Con demasiada frecuencia, se dice a las personas que son alérgicas a los frutos secos a base de una prueba de sangre o de piel --dice el alergólogo Christopher Couch, miembro de ACAAI y autor principal del estudio--. Toman los resultados en su valor nominal y dejan de comer todos los frutos de los árboles cuando en realidad pueden no ser alérgicos. Nosotros examinamos los registros de 109 personas con una alergia conocida a un fruto de árbol individual. Se les realizaron pruebas sobre otro tipo de frutos secos que nunca habían comido antes de someterse a las pruebas de sangre o pinchazo en la piel. A pesar de mostrar sensibilidad a otros frutos secos, más del 50 por ciento de los analizados no tuvo reacción en una provocación alimenticia oral".

 

Se considera que un desafío alimenticio oral o una prueba de provocación alimenticia es el método más preciso para diagnosticar la alergia alimentaria. Durante un análisis de este tipo, el paciente come pequeñas cantidades de los alimentos en dosis crecientes durante un periodo de tiempo, seguido de unas pocas horas de observación para ver si tiene una reacción. Por ello, sólo debe llevarse a cabo bajo el cuidado de un alergólogo entrenado y certificado y no puede realizarlo un paciente por su cuenta, puesto que si realmente se es alérgico, puede sufrir una reacción grave, con riesgo de muerte.