Solicitan investigar la muerte de un nonagenario en una residencia de Villanubla que fue atendido cinco horas después de la primera llamada

La Asociación El Defensor del Paciente ha solicitado a la Fiscalía Superior de Castilla y León la apertura de una investigación para depurar posibles responsabilidades por la muerte de un varón de 93 años.

La Asociación El Defensor del Paciente ha solicitado a la Fiscalía Superior de Castilla y León la apertura de una investigación para depurar posibles responsabilidades por la muerte de un varón de 93 años, ingresado en una residencia de Villanubla, por la demora de cinco horas y media en su atención desde la primera llamada a su compañía privada.

 

La denuncia de los hechos por parte de la asociación se produce tras recibir la queja de la familia del fallecido en la que relata que los hechos se produjeron el pasado día 26 de julio cuando desde la residencia Montes Torozos de Villanubla se requirió a Urgencias de ASISA un servicio de ambulancia para el residente con el fin de trasladarlo al hospital Sagrado Corazón de Valladolid al presentar un cuadro de insuficiencia respiratoria.

 

Sin embargo, tal y como sostiene la familia en su escrito recogido por Europa Press, la llamada se efectuó a las 12.00 y no fue hasta cinco horas y media después cuando desde ASISA se recurrió al O61 (Servicio Público de Salud) para recoger y trasladar al enfermo a un centro al Hospital Río Hortega Valladolid, donde llegó sobre las 18.00 horas, unas cinco horas y media después de aquella llamada inicial.

 

Cinco días después, el enfermo falleció. Su familia, consciente de la edad del fallecido, lanza, sin embargo, la duda de qué habría ocurrido si la víctima hubiera sido atendida con celeridad, de ahí que se haya puesto en contacto con El Defensor del Paciente y de que la asociación se haya dirigido a la Fiscal Superior de Castilla y León, Lourdes Rodríguez Rey, para depurar posibles responsabilidades por un presunto caso de omisión del deber de socorro.