Sol Picó y el confort

Sol Picó. NACHO CARRETERO

Palabras contra el olvido 142.

El confort no es un buen territorio para el artista, es necesario para progresar buscarse incomodidades. ¿O, no, Sol Picó? Y para eso todavía no se ha inventado ningún GPS.

 
Sol Picó no trabaja “el calco” ya sabes. Picó,  aborda el trabajo buscando posturas nuevas, colores nuevos, músicas nuevas con ese espíritu refrescante y distinto que aprecio durante el espectáculo. La zambullida, al principio, impacta, pero con el paso de los minutos se comprueba que se está aquí mucho mejor que “ahí fuera”.

 
Se nota que el trabajo todos los intérpretes se lo toman en serio. Si este trabajo no te le tomas en serio es mejor que te quedes en tu casa. Porque el acercamiento a lo que requiere cada personaje conlleva un trabajo laborioso de investigación, lecturas y ensayos.

 
El público del LAVA participa en el espectáculo desde el minuto uno. La proposición que pone en escena SP se deriva que los acontecimientos diarios que uno puede leer en el periódico o ver en TV. Detrás de estas sugerencias, o propósitos está la vida y el arte. Ya se sabe, cualquier acción humana, según la teoría de Wolf Vostell, se puede considerar una obra de arte. 


Dancing With Frogs muestra el límite de lo físico; el eco de la vida y los prejuicios que nos rodean. Y tiene la capacidad misteriosa  de encontrar unas palabras que son físicas porque que llevan dentro el perfume de la tolerancia, el perfume de la vida. Y su revés.

 
Sol Picó, se alimenta y alimenta al espectador de las preocupaciones, angustias y alegrías de la gente corriente, aquella que va al teatro y se reconoce en los personajes y al mismo tiempo propone  un ejercicio de pudor, toma distancia con lo que está pasando y lo analiza desde su propia perspectiva. 


Eso, es este espectáculo del SP. Una manera de intentar comprender lo que nos sucede de nuestro paso por la vida que incluye hechos personales y colectivos que empujan al espectador a descubrir nuevas perspectivas que reemplacen los estereotipos, lo rancio, lo discriminatorio, la desigualdad… y lugares comunes por nuevas ideas.

 
Un equipo científico tomó muestras de saliva a 25 espectadores antes de entrar en la Sala Concha Velasco. A la salida del espectáculo se comprobó el nivel de cortisona (la llamada hormona del estrés)  y se comprobó que se había reducido en 63% en la mayoría de los casos. Eso es lo que te pasa cuando vas al LAVA. ¡Descúbrelo!


Valladolid. LAVA. Sala Concha Velasco. Sol Picó. Dancing With Frogs.