SíVA pide retomar la ponencia para modificar el reglamento del Ayuntamiento y no incrementar retribuciones

El Grupo Municipal Sí se Puede (SíVA) en el Ayuntamiento de Valladolid ha votado este jueves a favor de no incrementar las retribuciones de la Corporación Municipal para el año 2017 a fin de evitar que experimenten los incrementos del 15 y el 10 por ciento hasta alcanzar las cuantías en que estaban fijadas en el año 2010.

 

En el marco de la Comisión de Gobierno, Hacienda, Función Pública y Promoción Económica, la portavoz de Sí se Puede en el Ayuntamiento de Valladolid, Charo Chávez, ha votado a favor de la suspensión excepcional y temporal, a lo largo del próximo año, de la aplicación del artículo 7.2 del Reglamento que posibilitaría la percepción de mayores retribuciones, han informado a Europa Press fuentes del Grupo.

 

Chávez, quien ha recordado que este tema se debatirá en el pleno del próximo 29 de noviembre, explica que votar en contra de la suspensión del artículo 7.2 del Reglamento supondría dar luz verde a un aumento de sueldos, lo que es contrario al compromiso ético de Sí se Puede, que defiende y practica una limitación retributiva de tres salarios mínimos interprofesionales.

 

Pese a apoyar el mantenimiento de la suspensión transitoria del artículo 7.2, Chávez insiste en la necesidad de retomar los trabajos de modificación del Reglamento Orgánico del Ayuntamiento y, concretamente, del punto vinculado a las retribuciones con el fin de reabrir el debate sobre esta cuestión, que quedó paralizado tras el abandono de la ponencia por parte del PSOE.

 

Por otro lado, Sí se Puede ha apoyado la desestimación del recurso presentado por seis entidades financieras y de crédito a propósito de la nulidad de Carta de Conformidad, que garantizaba una línea crediticia para el proyecto de soterramiento y de otros promovidos por la Sociedad Alta Velocidad.

 

"Hemos votado a favor de desestimación del recurso porque, según todos los argumentos legales, no tiene mucho peso jurídico", defiende Chávez, quien recuerda que la Carta de Conformidad tenía ausencia de procedimiento jurídico alguno para su reconocimiento, razón por la que el Consistorio no puede otorgárselo.