Sin noticias de la estafadora de Vibolid que está en busca y captura para ingresar en prisión

La acusada, en una imagen de su perfil de Facebook que mantiene abierto.

Policía Nacional y Guardia Civil tienen activada la orden para la inmediata detención de la responsable de esta agencia de viajes de Valladolid que estafó a varios clientes por un total de 83.000 euros.

Julia María A.H. sigue desaparecida. La que fuera responsable de la agencia Vibolid, ubicada en el Paseo de Zorrilla, sigue en situación de busca y captura para su inmediato ingreso en prisión después de que eludiera la acción de la justicia al no comparecer en la vista prevista para el pasado 25 de abril como autora de un presunto delito continuado de apropiación indebida.

 

El total de los afectados asciende a cuarenta clientes que a lo largo de 2014 desembolsaron cantidades que, en su conjunto, suman más de 83.000 euros para que les gestionara la compra de billetes, reservas de hotel y otros servicios en distintas partes del mundo, sin que la encausada formalizara dichas operaciones.

 

Según fuentes de la Subdelegación del Gobierno consultadas por este periódico, "la orden de busca y captura está ejecutada" aunque por el momento no hay noticias sobre su paradero. La incomparerencia injustificada para ratificar el pacto que había alcanzado con los afectados y su posterior ausencia en la vista que iba a iniciar contra ella la Audiencia de Valladolid, obligaron a suspender el juicio y dictar de inmediato auto de busca y captura para su ingreso en prisión.

 

Julia María A.H. había llegado a un acuerdo "bastante más beneficiosa para ella que para los damnificados", según uno de los acusadores. En dicho pacto se comprometía a abonar el 20% de la cantidad adeudada a cada uno de los clientes y fraccionar el resto en cómodos pagos mensuales. "El acuerdo lo alcanzamos el jueves (20 de abril) y quedamos para el viernes pasado para estampar la firma", explica uno de los letrados que representa a dieciséis clientes perjudicados que han "cedido parte de sus derechos" para resolver esta situación y contaban con el beneplácito verbal de la acusada. 

 

La decisión obedece no sólo a la gravedad de la pena inicialmente solicitada para la prófuga, que se eleva a seis años de cárcel, sino también por su carácter reincidente, ya que cuenta con dos sentencias condenatorias anteriores por hechos similares.

 

El Ministerio Fiscal solicita para ella una pena de seis años de cárcel y multa de 4.320 euros-las acusaciones particulares piden entre cuatro y cuatro años y medio por delito continuado de estafa-, junto con el pago, en concepto de responsabilidad civil, de indemnizaciones que suman un total de 82.471 euros.

 

La que fuera titular de Vibolid fue detenida en agosto de 2014, a raíz de las numerosas denuncias recibidas contra su persona -el número de perjudicados se eleva a cuarenta- en las que se ponía de manifiesto que a lo largo de ese año había recibido distintas cantidades de clientes por contratar y reservar paquetes de vacaciones a China, Malta, Paraguay, República Dominicana, EE.UU, Marruecos, Filipinas, Venezuela y otros destinos en España, con billetes de vuelo, reserva de hoteles y otros servicios, que, como así pudieron comprobar más tarde los afectados, nunca llegaron a formalizarse.

 

Algunos de ellos se percataron de lo ocurrido tiempo después de contratar sus servicios cuando acudieron a la agencia, entonces situada en el número 170 del Paseo de Zorrilla, y se encontraron con la oficina cerrada. Otros descubrieron que las reservas y contratos realizados por con la agencia habían quedado anulados por falta de pagos, por lo que no podían disponer de los servicios contratados.