Sin acceso de padres, sin juguetes de casa y siestas controladas; la vuelta a las escuelas infantiles de Valladolid

La concejala de Infancia, Juventud e Igualdad, Victoria Soto, en una escuela infantil de Valladolid. AYUNTAMIENTO DE VALLADOLID

Este jueves, 3 de septiembre, las diez guarderías que dependen del Ayuntamiento volverán a abrir sus puertas con estrictos protocolos sanitarios contra el coronavirus

Este jueves es el gran día para las Escuelas Infantiles Municipales de Valladolid. Se trata de diez centros municipales con un total de 763 plazas, siendo las mayores El Principito, en la Victoria y Mafalda y Guille en Parquesol con 136 plazas cada una. Y sobra decir que con todo el protocolo de coronavirus no será fácil.

 

Todas ellas llevarán a cabo las medidas sanitarias para la apertura. Depende del centro y de sus características, “unos mandarán cambiar los zapatos y otros simplemente los desinfectarán”, cuenta a TRIBUNA la concejal de Educación, Infancia, Juventud e Igualdad, María Victoria Soto.

 

La encargada del área ha querido recalcar que se trata de “una enseñanza voluntaria, pero es muy importante para la socialización entre los niños”. Y es que esta declaración se debe a que muchos padres aún dudan si van a llevar a sus hijos a las escuelas infantiles, aunque también ha querido asegurar que “en principio no tenemos muchas familias que han dicho que no”.

 

Si un niño comienza con síntomas el protocolo de actuación está claro: “El niño se quedará en una sala aislado con un tutor que se responsabilice. Esa persona deberá llevar un EPI”. Pero también hay que tener en cuenta qué síntomas, asegura la concejala, porque “puede ser un constipado normal” dado que los niños son muy propensos a ponerse malos.

 

TRIBUNA se ha puesto en contacto con las dos directoras de El Principito y Campanilla, y ambas explican el mismo protocolo: “Las entradas serán escalonadas, se tomará la temperatura de los niños y se procurará que se intercambien lo menos posible entre grupos y aulas”.

 

Cada grupo de alumnos contará con su tutora y también con una persona de apoyo, que irá cambiando entre las distintas aulas para poder controlar mejor a los niños. En cuanto al aforo siguen las normas impuestas por la Junta; 8 si son bebés, con un año 13 niños y con 2 años, unos 20.

 

De igual manera ambas escuelas están teniendo reuniones con los padres para aclarar dudas y explicar las medidas. Otras de ellas son que estos no podrán entrar a las instalaciones y tampoco se podrá dejar como otras veces cosas personales, como por ejemplo, carritos, entro de la escuela. Los niños tampoco podrán llevar juguetes a clase.

 

Más concretamente, María del Arco, directora de Campanilla, ha querido explicar que cuenta con dos puertas de entrada para que se produzcan esas entradas escalonadas, que serán cada diez minutos. Además utilizarán el patio exterior siempre que el tiempo lo permita y todos los juguetes que ya adelanta que “serán pocos”, serán desinfectados tras cada uso.

 

Para las siestas, Del Arco ya adelanta que cada niño tendrá “asignada una hamaca, con sus sábanas” y, en principio, “se habilitará un espacio” dependiendo de cuántos sean los niños solicitantes, dado que “la comida es obligatoria, pero la siesta no”. Por otra parte, El Principito, cuya directora es Matilde Romera, ha aclarado que tanto los profesores como los niños a la hora de incorporarse a la escuela van a tener que “aportar un certificado en el que se especifique que la persona no ha estado en contacto con ningún positivo en covid”.

 

Y es que hasta un 15% de familias han dudado mucho y aún no saben si llevarán a los niños a la escuela. "Si pueden dejarlos en casa con alguien, lo harán y si no les queda otra, los traerán”, explica la directora según palabras de un padre. A partir de este jueves se podrá ver en la práctica todas estas medidas, que seguro que al principio serán difíciles de seguir.

Noticias relacionadas