Siete organizaciones sociales de Valladolid se unen para presentar 46 alegaciones al PGOU

Estas enmiendas abordan la movilidad urbana, la evaluación de impacto de género o la integración ferroviaria entre otros aspectos.

Siete organizaciones sociales de Valladolid "independientes y con un largo bagaje de lucha en defensa del interés público en sus respectivos campos de actuación" han presentado un total de 46 alegaciones a la revisión del Plan General de Ordenación Urbana.

 

Lo hacen, dicen, "en un ejercicio de responsabilidad social y compromiso con la ciudad", y que les ha supuesto trabajar "contra reloj", demostrando, a su vez, "que es posible la elaboración colectiva de propuestas" y "anulando distintas visiones sobre aspectos concretos de lo urbano y consensuando ideas compartidas".

 

Estas siete entidades son la Asociación Cultural Ciudad Sostenible, la Asamblea Ciclista de Valladolid, Facua, la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid 'Antonio Machado', la Asociación Vallisoletana de Afectados por las Antenas de Telecomnicaciones, el sindicato CGT Valladolid y Ecologistas en Acción, que registraron el pasado 4 de enero sus 46 alegaciones conjuntas; unas alegaciones que versan sobre movilidad urbana, la evaluación de impacto de género, la integración ferroviaria, el suelo urbanizable, el estudio económico, el suelo urbano y la evaluiación del impacto en la salud, entre otros temas.

 

Según la presidenta de la Federación, Margarita García, esta nueva revisión "mejora mucho la presentada en 2017, tanto en la documentación como en el modelo de ciudad que se presenta", aunque apuntilla que "todo es mejorable".

 

Una nueva revisión que añade un documento "novedoso", el impacto de género. "Se ha hecho el esfuerzo pero se queda corto", asegura García. Contiene "mucha literatura y hay muchos temas planteados de forma genérica", añadía, para sentenciar que es "un brindis al sol, aunque es mejor que nada". 

 

INTEGRACIÓN FERROVIARIA

 

Un importante bloque de alegaciones, hasta nueve, corresponden al proyecto de integración ferroviaria en Valladolid. Las siete organizaciones valoran que aunque "finalmente parece que el Plan Rogers desaparece", la revisión del sector de integración ferroviaria "asume las condiciones más perversas de la antigua ordenación". Así lo manifestaba Susana Ordóñez, presidenta de Ciudad Sostenible, quien asegura que se producirá una "altísima densidad de edificación que se concentra en el escaso suelo que resulta lucrativo, con altísimas torres de vivienda" que romperían la escala tradicional de la ciudad.

 

Ordóñez señala además la preocupación porque los mimbres de la operación estén en el aire y que la Sociedad Valladolid Alta Velocidad y las administraciones no estén trabajando "de manera coordinada hasta el punto de que la ordenación propuesta no la han conocido hasta ahora".

 

SUELO URBANIZABLE

 

Otro de los bloques de alegaciones corresponde a la previsión de suelo urbanizable realizada en esta revisión del PGOU. Las previsiones recogidas en la memoria vinculante califican suelo para la construcción de 49.428 viviendas en doce años, una cifra que según Javier Gutiérrez, portavoz de Ecologistas en Acción, "no se corresponde con la evolución demográfica de la ciudad en los últimos años ni con los datos de formación de nuevos hogares"

 

"En 2017 se construyeron 500 nuevas viviendas, y en 2018 ese número subió a 600. Haciendo cuentas optimistas de 1.000 viviendas al año, se comprarían 12.000 viviendas en doce años, una cuarta parte de las previstas", señala Gutiérrez. Las siete asociaciones proponen la construcción de 24.572 viviendas, correspondientes al suelo urbano consolidado y no consolidado, "una propuesta más sostenible que además cuenta con los servicios básicos ya avanzados y en su mayoría está asociado al sector público", apunta.

 

Las zonas previstas además para la construcción de estos nuevos parques de vivienda se encuentran situados en zonas declaradas por la Confederación Hidrográfica del Duero como inundables, al situarse cercanas a la Esgueva, y "como reconoce el propio plan", incrementarían el uso del transporte privado para desplazarse hasta las neuvas viviendas.

Noticias relacionadas