Cyl dots mini

Sí Se Puede propondrá en el Pleno del próximo martes medidas para reducir el uso de plásticos en la ciudad

Sí Se Puede, durante la sesión plenaria. AYTO. VALLADOLID

Se propune, entre otras medidas, eliminar recipientes y utensilios plásticos de un solo uso en los edificios y actividades municipales y sustituirlos por productos reutilizables o materiales biodegradables.

El Grupo Municipal de Sí se Puede en Valladolid defenderá en el próximo pleno municipal, fijado para este martes, 5 de febrero, una moción con la que se busca reducir el uso de plásticos en Valladolid con la introducción de criterios específicos en las adjudicaciones y las convocatorias de subvenciones y llevar a cabo campañas de conciencia y sensibilización.

 

Según se recoge en la moción y con el fin de reducir el uso de plásticos en el seno del Ayuntamiento, Sí se Puede Valladolid propone asimismo eliminar recipientes y utensilios plásticos de un solo uso en los edificios y actividades municipales y sustituirlos por productos reutilizables o materiales biodegradables de origen natural, a la vez que priorizaria el uso de alternativas renovables y compostables. A estas acciones se sumaría la eliminación de bolsas, embalajes y elementos de merchandising fabricados con este material y otros derivados del petróleo para sustituirlos por otros reutilizables y naturales, lo que a su vez posibilitaría la potenciación de aquellos que fueran autóctonos.

 

"Nuestra propuesta plantea además que las empresas y adjudicatarios de contrataciones municipales eliminen de sus servicios los plásticos de un solo uso y los sustituyan por productos reutilizables o materiales biodegradables de origen natural, y que se eliminen también de las máquinas expendedoras ubicadas en los edificios e instalaciones municipales y sus espacios dependientes", ha defendido la concejal de Sí se Puede, Gloria Reguero.

 

La edil ha añadido que de este modo se favorecería la inclusión progresiva de estas condiciones en los contratos públicos, al igual que ocurriría con las convocatorias de subvenciones y ayudas municipales, en las que se podrían incorporar medidas como la reducción del plástico en su actividad o la formación e información sobre las consecuencias de su uso para la salud y el medioambiente.

 

La moción recoge también otras propuestas que pasan por estudiar e implementar sistemas como el de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR), la adaptación de la política fiscal en materia de residuos con el fin de primar la reducción del consumo de plásticos, motivar la recogida selectiva y trasladar la mayor carga fiscal del consumidor al productor, además de poner en marcha campañas de concienciación y sensibilización sobre el uso responsable de plásticos dirigidas a la población más joven, a través de colegios y centros de enseñanza, y al conjunto de los consumidores, mediante campañas conjuntas con empresarios del comercio y la hostelería.

 

CAMBIO EN EL MODELO DE CONSUMO


"Si no hay un cambio de modelo de consumo, en el año 2050 habrá más plásticos que peces en los océanos", ha aseverado Reguero, que plantea la Economía Circular como una opción rentable y que permitiría a las empresas de la Unión Europea "ahorrarse anualmente hasta 600.000 millones de euros si realizan la transición a un modelo de economía circular", de acuerdo con datos de la Fundación Ellen McArthur.

 

Sí Se Puede ha recordado que el plástico se ha convertido en uno de los materiales de mayor uso y su producción mundial se aproximará a los 500 millones de toneladas en 2020, casi un 1.000 por ciento más que hace 40 años, con las graves consecuencias que está causando a los ecosistemas marinos e incluso en la cadena alimentaria.

 

Por ello, el Grupo Municipal Sí Se Puede Valladolid planteó ya en los Presupuestos del año 2017 la creación de una línea de financiación de proyectos de Economía Circular, que ya se ha consolidado como una de las señas de identidad de la acción municipal en la presente legislatura dados los buenos resultados que cosecha.

 

Aunque, han reconocido que el Ayuntamiento de Valladolid ha dado ya "pequeños pasos" en la eliminación del uso del plástico con medidas como la sustitución, en buena medida, de botellas de agua mineral de plástico por recipientes de cristal para el consumo de agua del grifo, aprovechando la remunicipalización de la gestión del agua, o la promoción del uso de vasos reciclables en eventos masivos como la Feria de Día, los resultados han sido insuficientes para afrontar este problema, que requiere, según Gloria Reguero, del "trabajo conjunto" de instituciones, empresas y ciudadanía.

 

En este sentido, es especialmente importante que la colaboración se lleve a cabo en el ámbito municipal por el papel que pueden asumir las administraciones locales tanto la gestión de su propio consumo y el de las entidades con las que de un modo u otro se relacionan, como en la concienciación de los habitantes de la ciudad con respecto a la reducción del consumo y el reciclaje de plásticos.