Sí se Puede pedirá en la Diputación de la implantación de un servicio de taxi rural para la asistencia sanitaria

Palacio de Pimentel, sede de la Diputación de Valladolid.

El objetivo es el de abonar el servicio de taxi rural para facilitar el traslado a consultas y revisiones sanitarias cuando las conexiones no sean las más adecuada.

El Grupo Provincial de Sí se Puede defenderá en el Pleno de la Diputación de Valladolid una proposición para la implantación de un servicio de taxi rural para la asistencia sanitaria en la provincia.

 

El texto propugna que la institución provincial, en colaboración con los ayuntamientos, conceda ayudas a los vecinos empadronados (preferentemente en municipios con menos de 1.000 habitantes o donde las conexiones que ofrece la red del servicio de transporte provincial sean deficientes, inexistentes o incompatibles con el horario de la consulta médica) para abonar el servicio de taxi rural a fin de facilitar el traslado a las consultas y revisiones sanitarias en los centros de salud y hospitales de la provincia.

 

De acuerdo con esta propuesta, los beneficiarios serían mayores de 65 años imposibilitados para conducir o que no dispongan de vehículo propio y personas en situación de dependencia o en riesgo de exclusión social. En ambos casos, se beneficiarían de estas ayudas las personas cuya renta anual no supere tres veces el importe anual del Indicador Público de Referencia de Efectos Múltiples (IPREM).

 

Por otro lado, la proposición busca que la Diputación inste a la Junta de Castilla y León a modificar la Ley de Transporte Urbano y Metropolitano con el fin de facilitar el uso del auto taxi en el medio rural. Según sostiene SíVA, aunque existe un plan de transporte rural en algunos municipios, "no basta sólo con completar el servicio de líneas regulares que se vienen implementando en la provincia desde el año 2013".