“Si el Real Valladolid pasase dos años en Segunda sería un equipo más”

Carlos Suárez, presidente del Real Valladolid, posa para la entrevista de Tribuna. A.MINGUEZA

El presidente del Real Valladolid valora en una entrevista a Tribuna dividida en dos partes la marcha del equipo y su gestión tras casi cuatro años como máximo accionista.

LAS FRASES

 

"Si ganamos los seis partidos que quedan, estaremos a un 80% en Primera División"

 

"A la dirección deportiva le daría muy buena nota en cuanto a confección del equipo"

 

"A Rubi se le podría haber ratificado si en algún momento hubiera estado en duda, cosa que no ha sido así"

 

"Creo que nuestra plantilla es la mejor de Segunda, aunque otros presidentes pensarán lo mismo de sus equipos"

 

"Si estuviéramos dos años en Segunda, nos volveríamos un equipo plano"

 

"No habrá inflación con el nuevo Decreto Ley, porque siguen existiendo los topes salariales"

Carlos Suárez Sureda (León, 13 de abril de 1968) nos recibe en la sala de reuniones del estadio José Zorrilla, colindante con su despacho. Allí, en esas habitaciones, se han gestado movimientos de todo tipo, sobre todo de jugadores, claro. Este mes de julio se cumplirán cuatro años desde que se hizo con el mando del Real Valladolid, buen momento para detenerse un segundo en el trajín de la competición y echar la mirada atrás. “Se han hecho muchas cosas bien y muchas mal”, puntualiza antes de iniciar la conversación.

 



Pregunta directa para comenzar. ¿En qué porcentaje ve al equipo en ascenso directo, en play off y fuera de estos puestos?

 

Carlos Suárez: Fuera ni me lo planteo. Matemáticamente los números dicen que es posible, pero no lo creo por lógica y por lo que queda. El ascenso directo es difícil, porque además de ganar todo tienen que pinchar el resto, pero creo que es posible. Si ganamos todo, aunque no lo hayamos hecho hasta ahora, demostraremos que estamos compitiendo, más allá de que el juego sea bueno o malo, y si no se alcanza al menos de cara al play off llegaríamos con fuerza y mentalidad diferentes.

 

¿Pero se atrevería a dar porcentajes concretos?

 

C.S.: Es difícil. Si ganamos los seis partidos que quedan, estaríamos al 80% en Primera División. La cosa es que no los ganemos, pero sí me veo el año que viene en Primera.

 

Deportivamente hablando, ¿qué se ha hecho mal y qué se ha hecho bien?

 

C.S.: Todos tenemos grandísimas expectativas. Es un grandísimo equipo, para mí de lo mejor de Segunda con un componente variable que son los resultados. Creo que se han hecho las cosas bien y que el equipo está bien hecho, que tenemos un buen equipo técnico, pero los resultados no han acompañado. En todo caso, a la dirección deportiva le daría una nota altísima.

 

 

Desde la afición se critica el juego. Es inevitable la comparación con los ascensos de Mendilibar y de Djukic.

 

C.S.: Con Djukic se subió en play off, por ejemplo, y era otro equipo y otro juego. Con Mendilibar fue una circunstancia diferente, en una situación no tan igualada como hasta ahora, donde hasta los más pequeños se han reforzado bien. Comparar etapas diferentes no me parece justo, aunque está claro que todos esperábamos estar más arriba. Las críticas y aplausos deben ser para cuando todo se acabe, pese a que sería más bonito ascender ocho semanas antes, sobre todo por la tranquilidad.

 

El equipo con Djukic sin ser tan bueno como este quizá diera mayor sensación de solidez, pero también es por la diferencia con los rivales. Aquel entonces quedamos terceros con gran diferencia con el cuarto, no había la igualdad de esta Liga.

 

 

A pesar de todo, Rubi parece ratificado.

C.S.: Es que a uno se le ratifica cuando ha estado en duda. Las ratificaciones son cosas de la calle, no dentro de la estructura.

 

Entonces el presidente dice que Rubi estará hasta final de temporada.

 

C.S.: Salvo hecatombe, que por estadística no está previsto que la podamos tener.

 

¿Sería un fracaso no ascender esta temporada?

 

C.S.: Sería duro. ¿Fracaso? Probablemente nos quedaríamos chafados porque tenemos un gran equipo y podemos estar en Primera. Las calificaciones las veremos a final de temporada. Como creo que lo vamos a conseguir, no es plan de ponerse la venda antes de la herida.

 

El presidente se ha atrevido a decir alguna vez que tenemos la mejor plantilla de Segunda, lo cual parece contradictorio.

 

C.S.: Para mí sí, primero porque son los míos. Segundo porque creo que tenemos un plantillón, muy equilibrado desde que acabó el mercado de invierno. Aunque los presidentes de Las Palmas, Betis, Llagostera dirán lo mismo.

 

¿Hasta qué punto el Valladolid seguiría siendo viable en Segunda?

 

C.S.: Creo que por la ayuda al descenso somos más competitivos ahora, pero dentro de dos años, aún siendo viables, seríamos un equipo más de Segunda. Sigo diciendo lo mismo que cuando bajamos.

 

Hablando de dinero, ¿cómo valora el nuevo Decreto Ley de derechos audiovisuales?

 

C.S.: Marcará un antes y un después, con un reparto más justo. Pensamos que la mejor Liga del mundo ya no solo se basará en los tres o cuatro primeros, sino que el resto, que de octavo para abajo luchaban por no descender, ganarán en este sentido. Va a hacer que la Liga sea competitiva y podamos coger a la Premier. Con mayor cuota de ingresos todo mejorará, sin duda.

 

¿Y esto qué supone para el Real Valladolid?

 

C.S.: Depende, pero si realmente se acaban moviendo en torno a 1.050 o 1.100 millones, que al final se espera que sean 1.500, supondría que en Segunda se podría pasar a cobrar el doble que hasta ahora y para uno de Primera una cifra algo superior a los 25 millones de euros.

 

Pero en números redondos, para el Pucela...

 

En torno a cuatro millones y medio en Segunda y entre 25 y 30 millones en Primera cuando ya se haya consolidado todo.

 

Por cierto, ¿cuánta deuda acumula exactamente hoy día el Valladolid?

 

C.S.: Cerca de unos 32 millones de euros a día de hoy, sumado Hacienda y resto de acreedores.

 

 

Lo cual significa que si se asciende, se desharía la deuda en muy poco tiempo.

 

C.S.: Habría que preocuparse primero de hacer un equipo más competitivo para no volver a descender, pero sí, cuanto antes nos quitemos la deuda, antes podremos preocuparnos de otras cosas.

 

¿Se puede decir entonces que la supervivencia del club depende del ascenso?

 

C.S.: No, pero como he dejado ver antes después de dos años en Segunda nos volveríamos un equipo plano, estaríamos al mismo nivel que el resto de equipos de la categoría.

 

Volviendo al Decreto, ¿no puede suponer una inflación, que los jugadores empiecen a cobrar y valer más de manera que se pierda poder adquisitivo?

 

C.S.: No, por dos motivos. Tenemos un control económico tan bueno y tan férreo que tenemos números claros y topes salariales. Si yo eso lo quiero romper, lo que metas en ese jugador de más te lo van a quitar del resto. Eso es el tope salarial, todo funciona en función de tus números y expectativas. Este Real Decreto nos permitirá ser más competitivos y evitar la fuga de talentos a otras ligas, siempre manteniendo el máximo salarial. No vamos a poder salirnos del guion, ya se han visto por ejemplo descensos administrativos en este sentido.

 

Cambiando de tema, se acercan las elecciones. ¿Cómo podría afectar esto al Valladolid?

 

C.S.: Relativamente poco. Está el tema de las subvenciones y nosotros recibimos a día de hoy unos 300.000 euros anuales, que si estuviéramos en Primera calculo que sería unas 30 veces menos de lo que el club aporta a la ciudad. El otro día hablaba con el presidente de Las Palmas y el Cabildo Insular les da unos 2.200.000 euros. Además el estadio lo paga el Cabildo, cosa que aquí no es así. A mí me cuesta unos 700.000 euros anuales mantenerlo. Pones subvención contra coste y ya perdemos 400.000 al año, por no hablar de lo que nosotros damos a nivel publicitario y nombre para el resto de España si estás en Primera.

 

 

Mañana segunda parte de la entrevista con temas como el Valladolid Arena, la cantera, posibles entradas bonificadas y el balance de Carlos Suárez en sus cuatro años como presidente.