Sexta victoria consecutiva del Universidad de Valladolid

Ofa, preparado para sacar de banda. SERGIO SANZ

Los de Kike Molina se llevaron el derbi frente al Albense FS con un gol de Raulito en el minuto 39, en un intenso partido que acabó con cuatro expulsados.

FICHA TÉCNICA

 

UNIVERSIDAD DE VALLADOLID: David, Ofa, Leal, Miguelín y Balle. También jugaron: Víctor (p.s.), Raulito, Isaac, Dani Martín y Rulo.

 

ALBENSE FS: Javi Santos, Pablo, Javi, Óscar y Diego. También jugaron: Berti, Juanto, Rober, Christian y Blázquez.

 

GOLES: 0-1, minuto 11: Berti; 1-1, minuto 22: Dani Martín (p); 1-2, minuto 22: Rober; 2-2, minuto 23: Ofa; 3-2, minuto 39: Raulito.

 

ÁRBITROS: Macías Iglesias y Miguel Lucas, de Ávila y Zamora. Mostraron tarjeta amarilla a los locales Ofa, Leal, Dani Martín y Víctor, y a los visitantes Blázquez, Juanto, Rober y Berti. Expulsaron, por doble amarilla, al local Ofa; y a los visitantes Pablo, por roja directa, Diego y Óscar, por doble amarilla.

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 10 del Grupo I de Segunda B. Medio centenar de personas presenciaron el encuentro en el Polideportivo de Fuente La Mora. Antes de empezar se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas en el accidente aéreo de Colombia.

Fe y fútbol sala. Esas fueron las dos claves de un Universidad de Valladolid que tuvo que esperar hasta el penúltimo minuto del partido ante el Albense FS para certificar su sexta victoria consecutiva. El gol de Raulito, en el 39', premió el buen trabajo de los de Kike Molina, que supieron creer y mantener la calma para llevarse los tres puntos.

 

Los derbis siempre son intensos por y este no fue diferente. No faltó la garra por parte de ambos conjuntos, aunque el Universidad de Valladolid puso más juego desde el principio. Aunque los comienzos suelen ser complicados, en general, y el conjunto local lo probó en sus carnes. Se le resistió el gol en los primeros instantes, pero en defensa solventó el trabajo gracias al buen partido de David en la portería.

 

Javi Santos, cancerbero visitante, también desbarató los intentos de un Uni que encajó cuando menos lo mereció. Berti inauguró el marcador y, con el tanto, pulso la tecla que le faltaba activar a los vallisoletanos para que dieran un paso adelante. Forzaron las cinco faltas del Albense con muchos minutos por delante antes de llegar al descanso, pero los colegiados no señalaron ninguna falta.

 

Con el 0-1 empezó el segundo tiempo, aunque ese resultado no duró demasiado. Frenética reanudación en la que se vivieron tres goles. El visitante Pablo vio la tarjeta roja directa, pese a que ya tenía una amarilla, por una mano en el área, que derivó en penalti. Dani Martín no perdonó desde los seis metros y colocó el 1-1.

 

Poco se mantuvo la alegría en los locales, ya que, el el mismo minuto 22, un derechazo de Rober volvió a poner por delante a los charros. Intercambio de golpes en el que quiso tener protagonismo Ofa, para competir con en el otro derbi, el de los latigazos, y poner el 2-2 en el electrónico con un golazo.

 

Restaban 17 minutos para la conclusión y hubo tiempo para todo. Los locales pidieron varios penaltis por manos que los árbitros no señalaron, ante la desesperación universitaria. Los palos también tuvieron su hueco en este apasionado derbi, pero menos que las expulsiones. El amarillo empezó a verse en las cartulinas de los colegiados y, en algunas ocasiones, por dos veces. Fue el caso de Ofa, quien tuvo que abandonar el encuentro antes de tiempo.

 

El Uni aguantó bien la inferioridad numérica para llegar a los últimos dos minutos y medio con el empate a 2. Cabeza fría para poner la paciencia necesaria, hasta que apareció Raulito en el área para rematar un pase desde la derecha y desatar la locura en Fuente la Mora.

 

En este tramo final, los visitantes Diego y Óscar también fueron expulsados por doble amonestación. Balle dispuso de un doblepenalti para ampliar la ventaja, pero Javi Santos le ganó la partida y el 3-2 no se movió del marcador, pese a que el Albense lo intentó con portero-jugador.

 

Al término del encuentro, Kike Molina reconoció que este triunfo les deja "contentos". "Sabíamos que íbamos a sufrir. Nos vamos con el trabajo bien hecho y la sensación de saber sufrir y sacrificarnos unos por otros. Hemos sido superiores en el cómputo global, lástima que no hayamos marcado más goles", comentó.

 

Así las cosas, el Universidad de Valladolid se coloca con veinticuatro puntos, antes de visitar a otro rival directo, el Guardo, en un nuevo derbi que tendrá lugar el próximo fin de semana.