Septiembre sin peñas en Valladolid: “Volveremos más fuertes y más unidos”

ARCHIVO

El presidente de la Coordinadora de Peñas cuenta cómo se presenta el mes de septiembre sin las fiestas de Valladolid y pone las esperanzas en el 2021.

Este año la pandemia ha hecho peligrar en varias ocasiones las fiestas de la Virgen de San Lorenzo, esta importante cita que alberga la ciudad vallisoletana todos los años en septiembre ha tenido que descansar este 2020 debido a los problemas del coronavirus.

 

Se celebrará de manera distinta a la habitual a través de la programación alternativa  'A Cielo Abierto'. Mientras, las peñas de la Valladolid, que decidieron días atrás cancelar todas sus actividades, ven con algo de nostalgia la entrada de las semanas más festivas del año.

 

El presidente de la Coordinadora de Peñas, Juan Antonio Bermejo, comenta que este año sin fiestas “se plantea muy tranquilo, muy pacífico y con mucha sensatez. Hace referencia en especial a los jóvenes pero en general a todos los peñistas, “que tienen que entender que no se van a celebrar fiestas y se va a hacer ninguna concentración masiva”.

 

Ya decidieron a finales de julio que no se llevaría a cabo ninguna de las actividades que protagonizan las peñas vallisoletanas por responsabilidad. A pocos días de la fecha en la que empezarían las fiestas más esperadas en la ciudad, los peñistas se mantienen fieles a esta decisión. No se han planteado actividades alternativas o adaptaciones a las que ya se realizaban años anteriores para garantizar la seguridad ante la pandemia.

 

“Primeros de septiembre está a la vuelta de la esquina y en lugar de ir a mejor vamos a peor”. El presidente añade que ni siquiera tendrán cabida las actividades deportivas como es la marcha cicloturista o alguna animación infantil, que sí que habían estado en duda.

 

Lejos de dejar atrás todo atisbo de festejo, Bermejo señala que cabe la posibilidad de “poner el pañuelo Conde Ansúrez”, a modo de representación. Añade que “no es seguro que se haga”, pero si se lleva a cabo la idea es que acudan “el presidente, el vicepresidente, el alcalde y algún representante de cada peña”.

 

RÉCORD GUINNES

Esta vez las peñas de Valladolid no figurarán en el Libro de los Récord Guinnes. Esta actividad, ya una “tradición” en la capital castellanoleonesa, va a tener que esperar al año que viene para que los vallisoletanos puedan cumplir su cometido.

 

En 2019 batieron no uno sino dos récords: el de portar la pañoleta más grande del mundo y el del mayor número de personas agitando unas manos gigantes moradas con el lema ‘Somos de 1ª’, en honor al Real Valladolid. Este año el covid-19 ha hecho imposible tanto esta como el resto de actividades.

 

Todo esto es algo frustrante: “Después de tanto tiempo que llevamos con ello ya es una tradición en Valladolid y la verdad es que nos quedamos un poco vacíos. Llegan estas fechas cuando estamos trabajando durante un año entero y que veas que tus sueños y tu trabajo se esfuman, entristece un poco”, explica el presidente de la Coordinadora.

 

Para este año estaban previstos varios retos entre las peñas, pero al no poder hacerlos y con vistas a realizarlos el próximo, no han desvelado en qué consisten. “Como siempre, era un récord digamos masivo, en el que todo el que participaba era protagonista, ciudadanos de Valladolid, y siempre dábamos algo simbólico, otros años por ejemplo han sido unas gafas de sol, un abanico, el pasado las manos gigantes, etc.”, cuenta Bermejo.

 

Esta tradición volverá en cuanto sea posible, retomando esta “tarde mágica en la que se crea un muy buen ambiente, con todos los ciudadanos, donde participan desde el nieto hasta el abuelo y donde pueden estar unidos y convivir ese momento allí en la acera recoletos”.

 

LA RESPONSABILIDAD PRIMERO

A pesar de todo esto, Juan Antonio Bermejo señala la prioridad de la salud y apela a la responsabilidad: “Como dice un amigo mío, las fiestas vuelven pero las vidas no, entonces hay que metérselo en la cabeza y ser consecuentes con la situación actual”.

 

“Por supuesto el año que viene volveremos más fuertes y más unidos, y sobre todo con más ganas”, asegura el presidente, que ve con buenos ojos al 2021 y espera que para entonces se recupere la normalidad.

 

“Intentaremos que se lleven a cabo todas las actividades que tenemos para los peques y para los no tan peques”. Bermejo espera que “todo vuelva a la normalidad” para que  “se vea de nuevo  el color por las calles, que es lo bonito de las fiestas de Valladolid, las camisetas de las peñas, la gente por las calles, etc.”

 

El presidente de la Coordinadora de Peñas concluye deseando a todos los vallisoletanos un buen y tranquilo mes de septiembre y recuerda que: siempre donde llueve escampa, así que mucho ánimo y a seguir”.

Noticias relacionadas