Semana Santa en pantalón corto

Un niño en pantalón corto observa el paso de la procesión. JOSÉ A. GALLEGO

El tiempo casi veraniego ha animado a miles de personas y visitantes a echarse a las calles a disfrutar de las procesiones vallisoletanas.

Después de las experiencias de los últimos años donde la lluvia y el frío se adueñaban de las procesiones, pocos podían imaginar ni en sus mejores sueños vivir una Semana Santa en mangas de camisa, o en pantalón corto; como el niño de la fotografía.

 

Y es que la Pasión de este año es casi veraniega. Eso se nota en el ánimo de todos: cofrades, vallisoletanos y visitantes. El Lunes Santo fue multitudinario en Valladolid. Hace muchos años, algunos ni lo recuerdan, que no se veían salir las procesiones en  manga corta, con unas temperaturas que superaban los veinte grados.

 

Las terrazas permanecían atestadas de gente, una buena opción para ver pasar las procesiones de manera cómoda y miles de personas abarrotaban las calles, especialmente en la salida de la Vera Cruz. Mucha expectación también en la llegada a la calle de Santiago del nuevo paso a costal de Jesús de Medinaceli. Este cautivo ponía la nota diferente a un Lunes Santo con mucha presencia de visitantes desde por la mañana, especialmente en las iglesias penitenciales desde donde horas más tarde saldrían las procesiones.

 

Parece que el buen tiempo va a seguir durante toda la semana. Quizá el día más inestable será hoy Martes, donde no se descarta incluso que algún chubasco pudiera hacer acto de presencia. El resto de los días no se esperan lluvias y las temperaturas máximas no bajarán de los veinte grados.