Seis libros que todo vallisoletano debe leer para conocer la literatura de Delibes

Elisa Delibes, junto a la estatua de su padre este sábado, durante la inauguración. JUAN POSTIGO

Aprovechamos la celebración del centenario de su nacimiento, que tuvo lugar este sábado, para analizar varias obras

Entre los muchos géneros que cultivó Miguel Delibes a lo largo de su prolija carrera está la literatura de viajes, fruto de sus propias experiencias en diferentes países de Europa y América y que quedaron plasmadas en media docena de libros publicados entre 1956 y 1982.

 

Invitado por el Círculo de Periodistas de Santiago de Chile, Miguel Delibes visitó el país andino en la primavera de 1955, un viaje en el que también pasó por Brasil, Uruguay y Argentina. A su regreso, publicó una serie de crónicas en la revista Destino que se convertirían en el libro 'Un novelista descubre América (Chile en el ojo ajeno)', publicado por Editora Nacional en 1956.

 

Dichas crónicas volverían a ver la luz cinco años más tarde, en 1961, cuando Delibes publicó con Destino 'Por esos mundos (Sudamérica con escala en Canarias)', título en el que incluyó un nuevo capítulo sobre la escala que realizó en Tenerife durante aquel viaje.

 

Al margen de la literatura de viajes, su visita a Chile sirvió a Miguel Delibes --cuyo centenario se conmemora este 2020-- para inspirar la novela 'Diario de un emigrante' (Destino, 1958), en la que recuperaría a Lorenzo, el protagonista de 'Diario de un cazador' (Destino, 1955), título ganador del Premio Nacional de Literatura 'Miguel de Cervantes' de Narraciones.

 

En 1963, Delibes publicó con Ediciones Cid 'Europa: Parada y fonda', en el que recogió sus impresiones sobre Italia, Portugal, Alemania y Francia, países que había visitado entre 1956 y 1960. Se trata, según reconoció el propio autor, de un "repertorio de observaciones fugaces" con la aspiración de servir de "estímulo" para conocer estos países o, en el caso de los lectores que ya hayan viajado a ellos, servir de recuerdo.

 

Tras pasar seis meses como profesor visitante del Departamento de Lenguas y Literaturas Extranjeras de la Universidad de Maryland en 1964, el autor recopiló 33 crónicas sobre aquella experiencia en el libro 'USA y yo', editado por Destino en 1966.

 

Además de Maryland, Delibes recorrió los estados de Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut, Massachussetts, Virginia, Carolina, Pennsylvania, Kentucky, Indiana, Illinois, Wisconsin, Michigan y Ohio.

 

De los paisajes, habitantes y costumbres de aquellos estados ofrece Delibes sus comentarios e impresiones, fruto "casi siempre del asombro", como él mismo confesaba. "A mí, sencillamente, como a otros muchos europeos, el contacto con Estados Unidos me asombró y el resultado de mi asombro son estas líneas", precisa en el prólogo de la obra.

 

Poco antes de que la Unión Soviética invadiera Checoslovaquia para poner fin a la conocida 'Primavera de Praga', el escritor vallisoletano visitó la capital y conoció el intento de renovación política del Gobierno de Alexander Dubcek, experiencia que plasmó en un libro titulado igual que este episodio histórico, publicado en 1968 por Alianza Editorial y reeditado en 1991 por Destino.

 

La obra narra se estructura como un diálogo con un interlocutor anónimo, en el que el autor ya expresa su incertidumbre hacia el futuro de este proceso de apertura checoslovaco. Poco antes de publicarse, se produjo la invasión soviética y el autor incluyó en el prólogo rechazó la intervención "torpe y brutal" de Moscú.

 

Por último, en 1982 vio la luz 'Dos viajes en automóvil: Suecia y Países Bajos', publicado por Plaza&Janés y dividido en dos partes, 'Suecia' y 'Diario de un viaje por los Países Bajos'. La primera, escrita en Sedano (Burgos) en 1980, consta de las crónicas 'La naturaleza sueca', 'En tinieblas', 'Aislamiento y automatización', 'Espejo del mundo', 'La convivencia sueca' y 'Lo español en Suecia'.

 

En la segunda parte se incluyen 14 capítulos correspondientes a cada uno de los 14 días de viaje, entre el 24 de marzo y el 5 de abril de 1981, que Delibes realizó por el país neerlandés.

 

Ambos viajes respondían a una serie de conferencias pronunciadas por el escritor en diferentes universidades de Suecia, Bélgica y Holanda. En el prólogo de esta obra, Miguel Delibes defiende el viaje en coche sobre el avión ir cambiando paulatinamente "de paisaje y paisanaje" al tiempo que se interponen "vistas" entre el punto de partida y el de destino.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: