Tribuna mini Saltar publicidad
Af banners las tinajas 800x800px file

Segunda parte; otros diez pueblos de Valladolid con los nombres más llamativos

El municipio vallisoletano de Roturas.

De Roturas a Wamba: te contamos otros 10 municipios con los nombres más llamativos de la provincia valliosoletana.

Segunda parte. Al recorrer rincón por rincón la provincia de Valladolid uno puede dar con pueblos cuyo nombre le hacen reflexionar un momento, volver a leerlo y a menudo esbozar una sonrisa. Pues existen varias localidades cuya denominación resulta extraña para aquellos que nunca han oído hablar de ellas. Roturas, Villlalbarba o Pollos son algunos ejemplos que despiertan la curiosidad de los forasteros.

 

1. Ataquines

No, no vas a sufrir ningún ataque si visitas este municipio del sur de la provincia vallisoletana y sus habitantes tampoco sufren ‘ataquines’ de vez en cuando. No hay de que asustarse, el nombre parece venir de otro sitio, dos creencias existen a su alrededor. La primera hace referencia a unos montículos que reciben el mismo nombre. La segunda se remonta a los tiempos de Isabel la Católica, se dice que en uno de sus viajes de Medina del Campo a Arévalo, al pasar por este pueblo, la reina se desató un zapato y le dijo a su doncella Inés: “ata qui ines”.

 

2. Casasola de Arión

A pesar del nombre, los más de 300 habitantes de este pueblo situado en la frontera de la provincia vallisoletana con Zamora, no viven en una sola casa. El nombre de ‘Casasola’ aparecía ya establecido en el año 1040. Es en el siglo XVIII cuando el rey Felipe V concede el título de I Duque de Arión a D. Baltasar de Zuñiga y Guzmán, y el territorio toma el nombre de ‘Villa de Arión’.

 

3. Wamba

Este pequeño municipio de la provincia de Valladolid es el único en toda España cuyo nombre comienza con la letra ‘W’. Esta denominación se la debe al rey godo Wamba, elegido en el año 672. En Gérticos, nombre que precedió al actual, el rey Recesvinto tenía una villa de descanso. El día de su muerte los nobles pasaron la corona del reino a Wamba.

 

4. Roturas

No se conoce apenas el origen de este singular nombre con el que se denomina a uno de los pueblos con menor número de habitantes de la provincia de Valladolid. Perteneciente a la comarca de Campo de Peñafiel, este municipio posee varias hectáreas de viñedo de bodegas de la Ribera del Duero. En Roturas perdura una particular casa del siglo XIV o XV que se cree que pudo ser un hospital de peregrinos.

 

5. Villavaquerín

Este municipio se conoce como Villavaquerín de Cerrato porque pertenece a la comarca castellana de El Cerrato y a nivel provincial entra dentro de la comarca Páramos de Esgueva. Una curiosidad que guarda esta pequeña localidad es que en el verano de 1996 se rodó allí mismo la película ‘Las ratas’, de Antonio Giménez Rico, basada en la novela homónima de Miguel Delibes. Muchos vecinos de Villavaquerín participaron como extras en el film.

 

6. Pollos

Cuenta la leyenda que durante el tiempo que Juana la Loca permaneció encarcelada en Tordesillas, mandaba a por pollos a la Gran Florida del Duero, primer nombre que tuvo esta pequeña localidad de la provincia de Valladolid. Concluye la historia atribuyendo a este personaje el cambio de nombre, se dice que Juana la Loca llamó Pollos al municipio por el animal que ésta buscaba. Sin embargo esta teoría parece cojear, pues Juana I de Castilla estuvo cautiva en Tordesillas a principios del siglo XVI y existe un documento fechado en 1237 que habla de Pollos.

 

7. Pozal de Gallinas

De pollos a gallinas. Pozal de Gallinas se encuentra en Tierra de Medina en la carretera que une Medina y Olmedo. El origen de este municipio no está nada claro, se conoce que antes de tomar el apellido ‘de Gallinas’, su nombre era simplemente ‘Pozal’. Existen referencias escritas con ese topónimo desde 1154 y a partir del año 1265 con el actual.

 

8. Villalbarba

¿La Villa de las barbas? No, nada tiene que ver el nombre de esta localidad, situada en la zona de los Montes Trozos, con el pelo de sus habitantes. El origen de este curioso término data del medievo. Un asentamiento bererber del Norte de África en el siglo VIII hizo que el territorio se conociera como ‘Villa al barbar’ o Villa de los bereberes. Es sabido que existió en el municipio un castillo del que ya no queda nada y una torre de vigilancia que se reconvirtió en una iglesia.

 

9. Cogeces de Íscar y del Monte

Este curioso nombre que comparten estos dos municipios de Tierra de Pinaeres no tiene un origen claro, no existen apenas datos que acerquen a una explicación del término. Se cree que puede derivar de ‘coger’ por la cosecha. Cogeces de Íscar toma el apellido del señorío de Íscar, al que pertenecía antiguamente.

 

10. Gallegos de Hornija

No es un municipio de Galicia, es castellano y pertenece a la provincia de Valladolid. Entonces, ¿por qué este nombre? Puede deberse a las visitas que se dice hicieron los gallegos a estas tierras vallisoletanas durante el periodo de la Reconquista del Duero y permanecieron en ellas durante los siglos XIII y XIV. Sobre el río Hornija se eleva un puente herreriano característico de esta pequeña localidad cargada de arte de esos siglos.

Noticias relacionadas