¿Se cumplen distancias de seguridad en colegios de Valladolid? Los docentes dicen que no siempre
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

¿Se cumplen distancias de seguridad en colegios de Valladolid? Los docentes dicen que no siempre

Los miembros de la Junta de Personal Docente de Centros no Universitarios de Valladolid, en rueda de prensa. JUAN POSTIGO

La Junta de Personal Docente no Universitaria ha expuesto ante los medios quejas como la falta de profesorado, de desinfección o la falta de medios on line este comienzo de curso

La vuelta a las aulas de Valladolid está siendo un auténtico quebradero de cabeza para todo el mundo. Para profesores, alumnos, Junta de Castilla y León y, en definitiva, para todos y cada uno de los agentes implicados en este entramado. Valladolid no es ajena, claro. Y es que los docentes ven que el comienzo del curso está teniendo más sombras que luces en cuanto a seguridad sanitaria se refiere, y así lo han denunciado este jueves.

 

“Apostamos por una vuelta segura a las aulas, pero es evidente que hay cuestiones que no se están realizando como se debería”, ha expuesto ante los medios Jesús Manuel Pardo, representante de la Junta de Personal Docente de Centros no Universitarios de Valladolid. Como ejemplos, reivindican que se cumpla la ratio de alumnado por aulas, que debería tener un máximo de 23 “y no siempre se cumple”, el incremento de la plantilla para poder dividir clases y, por supuesto, el cumplimiento de la distancia de seguridad entre alumnos.

 

No es fácil. Los espacios se quedan pequeños para buscar esta distancia de seguridad y esto es algo que sufren los profesores y los centros de enseñanza. “No se han hecho previsiones de aulas y se han negado a colaborar con otras administraciones para utilizar lugares donde realizar desdobles de clases”, ha puesto sobre la mesa Pardo. El dardo, por supuesto, iba dirigido a la Junta.

 

Entre otras cuestiones también aseguran que los profesores contratados han llegado tarde generando problemas de organización dentro de los propios colegios, que no se ha facilitado un plan de protección para aquellos profesores especialmente sensibles al coronavirus –por edad, embarazo u otras patologías- y que se está dando un exceso de burocracia que entorpece todos los trámites. En definitiva, que hace falta una inversión mayor de dinero para poder ‘curar’ todos estos males.

 

Otra reivindicación considerable es la del incremento de plantillas de equipos de orientación, “pilar fundamental para reducir la brecha salarial y para mitigar los posibles efectos psicológicos y de retraso educativo que han podido generar los tres meses de aulas cerradas”.

 

CASOS CONCRETOS

Según puso el presidente de Junta de Personal Docente no Universitaria de Valladolid, se han dado casos como en el CEIP San Fernando donde ya se han dado positivos y los docentes no han contado con los EPIs o elementos de protección suficientes. O en el IES Galileo, donde no se cubren todas las plazas de profesor, que quedan desiertas, y por tanto no hay efectivos suficientes para dar todas las clases. Misma situación que han vivido y están viviendo en el IES Arroyo.

 

En este sentido también han criticado el número de bajas por incapacidad temporal, que se ha incrementado de forma importante con respecto al año anterior, sobre todo con un aumento en el cuerpo de maestros, en Infantil y Primaria. En concreto, desde el 1 de septiembre se han registrado 118 bajas en estas enseñanzas frente a las 40 registradas en un periodo más largo del pasado año, entre el 1 de septiembre y el 4 de octubre. Por su parte, en Secundaria ascienden a 40, lo que suma un total de 158 en total.

 

“Los ejemplos de estos colegios son solo algunos. En cada centro hay una problemática diferente”, ha expuesto Pardo. “En el IES María Moliner también nos han hecho llegar su preocupación por no poder cumplir con las distancias de seguridad entre alumnos. La situación es dramática”. Ahora mismo la realidad es que hay 22 aulas cerradas por casos positivos, según los datos de la propia Junta de Castilla y León, tan solo en la provincia de Valladolid.

Noticias relacionadas