Óscar Puente reclama "realismo" a la hora de escoger el mejor proyecto para el soterramiento

Visita institucional a los nuevos talleres de RENFE. A.MINGUEZA

Su preferencia es el soterramiento íntegro aunque dice que no se puede llevar a cabo porque costaría 650 millones de euros, además de los 400 que ya se pidieron prestados por la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha asegurado este viernes que no cree que se pueda ejecutar el proyecto de soterramiento íntegro -el conocido como Plan Rogers- aunque sería su "preferencia", pero ha abogado por "ir a planteamientos realistas" como la alternativa de mantener en superficie la estación Campo Grande y ejecutar un túnel lo más largo posible.

  

En declaraciones recogidas por Europa Press, el primer edil vallisoletano ha considerado que no existen diferencias en este sentido entre él y el concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Vivienda, Manuel Saravia, ya que entiende que simplemente éste "no tiene claro" que alternativa sería la mejor para el proyecto ferroviario de la ciudad.

  

Sin embargo, Puente se refiere concretamente a sus "preferencias", que sería ejecutar el soterramiento de forma íntegra, tal y como se recogía en el Plan Rogers, pero ha reconocido que no cree que "se pueda hacer" porque costaría 650 millones de euros, además de los 400 que ya se pidieron prestados por parte de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad. "Que alguien me diga de dónde vamos a sacar los 650 millones que hacen falta. Yo quiero lo mejor, pero puedo lo que puedo", ha reflexionado.

  

El primer edil ha reclamado "ir a planteamientos realistas", por lo que ha incidido en que le parece "razonable" la alternativa de dejar la estación en superficie y ejecutar sendos túneles a cada lado de la misma con la intención de que "se soterre lo más posible".

  

A este respecto, ha apuntado que si el cambio del proyecto supondría alargar el proceso de tramitación en dos años, entiende que hacer la estación soterrada sería "retrasarlo toda la vida" porque desconoce "de dónde se sacaría el dinero", los 220 millones que asegura que costaría una estación bajo tierra.

  

En este sentido, ha reprochado que el Partido Popular diga que el equipo de Gobierno no quiere soterrar las vías del tren. "El PP dice que no queremos soterrar el tren, cómo no vamos a quererlo, lo que no queremos es engañar a la gente, que es lo que han hecho durante 20 años", ha aseverado, a lo que ha añadido que incluso "algún concejal como el de Hacienda" estaba "engañado" porque estaba en el Consejo de Administración de Valladolid Alta Velocidad pero "no sabía nada de la 'comfort letter'".

  

Por otro lado, se ha referido al proceso de consulta que pretende poner en marcha el equipo de Gobierno para plantear a los ciudadanos las distintas alternativas para el proyecto ferroviario, del cual ha reconocido su complejidad. Por ello, espera que la ciudadanía exprese una opinión no de lo que querría "de manera ideal", sino que tengan "sentido común" con respecto a los costes.

 

LAS DELICIAS

  

El regidor vallisoletano ha reconocido que si la estación se deja sobre la superficie, la zona más cercana que sería la comprendida aproximadamente entre el Arco de Ladrillo y la calle Labradores no se libraría de la barrera que supone el ferrocarril, pero ha incidido en que el barrio de Las Delicias "ganaría" con soterramiento parcial.

  

Así, ha detallado que habrá un bulevar "mucho más grande" y que la zona del mercado de Delicias quedará liberada de las vías, por lo que habrá más permeabilidad. "La operación hace que todos los barrios ganen, pero hay que moverse en el terreno de lo posible", ha concluido.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: