Óscar Puente no se quedará en la oposición si pierde la Alcaldía de la ciudad

Óscar Puente, alcalde de Valladolid. DAVID LOZANO

Si continuase como alcalde, querría volver a ser candidato para el 2023.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha asegurado que en el caso de que tras las Elecciones Municipales de mayo de 2019 no pudiera continuar con el proyecto iniciado durante este mandato, no tiene "el plan" de quedarse en la oposición, donde ha recordado que ya estuvo ocho años (de 2007 a 2015). En una entrevista concedida a Europa Press, el regidor vallisoletano ha asegurado que afronta los comicios con confianza "y con la conciencia de haber hecho un buen trabajo" y de tener a la ciudadanía de su parte.

 

Ante una hipotética derrota electoral, el alcalde socialista ha asegurado que no tiene el plan de quedarse en la oposición municipal, donde ya estuvo durante ocho años de 2007 a 2015, un tiempo que cree "más que suficiente". "Llevo cuatro años de alcalde y creo que cualquier proyecto necesita de mayor recorrido para cuajar, así que si no puedo tener esa oportunidad no tengo perspectiva en la oposición", ha reflexionado Puente, que ha añadido que tomaría esa decisión cuando los ciudadanos emitan su criterio en las Elecciones de mayo.

 

Y si logra renovar en el sillón de alcalde, ha recordado que ya dijo, y lo repite, que volvería a ser candidato en el año 2023. "Que me voy a Madrid lo llevan diciendo un montón de tiempo y a las pruebas me remito. Me he podido ir al Gobierno de España y no lo he hecho y voy a ser candidato en 2019 y si soy alcalde otra vez seré candidato en 2023. Lo tendré que decir en inglés", ha ironizado.

 

En este sentido, ha observado un "problema de filosofía" entre la gente que le ha 'adjudicado' un cargo en el Ejecutivo de su compañero de partido Pedro Sánchez, porque "creen que ser ministro es más que ser alcalde".

 

Pero Óscar Puente defiende que ser alcalde de su ciudad, "una ciudad como Valladolid", poder desarrollar un proyecto y "verlo plasmado en la realidad, no tener jefes, ser el último que toma las decisiones" hace que vea ser ministro como "un paso atrás". "En mi carrera si doy un paso será para intentar dar un paso adelante, y darlo siendo alcalde de Valladolid es muy difícil", ha apostillado.

 

Ante los próximos comicios, el alcalde ha negado que haya "nervios" en el equipo de Gobierno y ha añadido que considera que, al igual que cualquier persona responsable afronta "con seriedad" un proceso el que "está en juego un proyecto". De hecho, ha incidido en que no veo "más tensión de la normal para sacar adelante un proyecto que ilusiona" y por ello ha recordado el reciente acuerdo entre el equipo de Gobierno y Sí Se Puede en el anteproyecto del Presupuesto municipal para 2019.

 

Sobre sus socios de Gobierno, Valladolid Toma la Palabra, ha considerado que los últimos procesos electorales como el de Andalucía indican que "no funciona la confluencia" con Podemos, por lo que ha manifestado que espera que adopten, de cara a la concurrencia electoral, "la decisión más inteligente" y que acudan "por separado". El alcalde, que ha matizado que deben decidirlo los miembros de VTLP, cree que deben "diferenciarse" pues entiende que no comparten electorado con la formación 'morada'. "Tienen un electorado bastante más heterogéneo de lo que creen y unirse con podemos hace desanimar a parte de su electorado", ha apuntado.

 

En cuanto al otro grupo que ha sido el principal apoyo del equipo de Gobierno, Sí Se Puede, no ha querido hablar de "otros pasos" como una posible integración de alguno de sus ediles en la lista del PSOE, pues entiende que "primero" tienen que "deshojar la margarita de si van a concurrir ellos como plataforma".

 

El primer edil también ha planteado su punto de vista sobre la posible incidencia de Vox en las Elecciones Municipales, pero ha descartado que, como afirmase el portavoz 'popular', Antonio Martínez Bermejo, el alcalde sea quien más preocupado debe estar por la irrupción de la formación dirigida por Santiago Abascal. "No es cierto que Vox haya quitado votos al PSOE, los estudios que he visto no lo dicen. El votante socialista en Andalucía se ha quedado en casa y en ese aspecto no son electorados compatibles", ha señalado, antes de invertir la premisa de Martínez Bermejo y advertir de que "a quien le tiene que preocupar" es al Partido Popular, porque tuvieron "entre sus votantes" a las personas que ahora podrían inclinarse por Vox.

 

"Viendo quien fue candidato del PP en 2015 (el exalcalde Francisco Javier León de la Riva), dudo que algún potencial votante de Vox se quedara en casa y no votara a León de la Riva", ha recalcado Óscar Puente, que ha concluido que no cree que alguno de esos posibles partidarios del nuevo partido le haya votado en las últimas Elecciones Municipales.