Óscar Puente ha presentado los "importantes" acuerdos adoptados en la Junta de gobierno

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, en un acto en el Ayuntamiento.

El alcalde ha presentado la rehabilitación del antiguo colegio Santiago López como “uno de los elementos fundamentales para mejorar el barrio de pajarillos”.

Oscar Puente ha presentado esta mañana los acuerdos adoptados en la Junta de Gobierno. Han sido “bastantes” y “bastante importantes”. Se trata de cinco proyectos.


En el área de urbanismo, se ha adjudicado el contrato de obras de rehabiltiación del antiguo colegio Santiago López, en la calle pavo real del barrio pajarillos, para convertirlo en centro cívico. “Esperamos que en unos meses esté realizada la obra” y será “uno de los elementos fundamentales para mejorar el barrio de pajarillos”, asegura Puente. 


Desde ese centro se va a realizar una intervención social que se va a organizar con las asociaciones. El alcalde ha declarado que este “es uno de los pilares básicos en los que se fundamenta el proyecto social preparado para el barrio de Pajarillos”. Las obras comienzan en enero y durarán cinco meses


Otro de los proyectos es la concesión de dominio público del antiguo restaurante Los Álamos, en el Paseo Isabel la Católica. La empresa que lo ha adquirido ha sido Gastromofosis S.L., “por su clarísima superior oferta respecto a las otras empresas, de 36.000 euros de canon al año (dos veces más que la otra oferta) y una inversión de 1.000.000 de euros (tres veces más que la otra oferta).


Se han otorgado también licencias para 62 viviendas, con un total de 100 en los últimos 15 días. “Nos ponemos en cifras similares a las del año pasado. Ejercicio que quintuplicó las licencias de los ejercicios anteriores”, según Puente. 


El alcalde también ha otorgado una especial importancia al nuevo chiringuito de Moreras que pone en relacionó a la ciudad con el rio y potencia una zona “vital” en nuestra ciudad.


En cuanto al medio ambiente, se ha aprobado un expediente de contratación de cinco camiones y furgonetas que funcionarán con gas comprimido, procedente de la resinera que se encuentra actualmente en construcción. La flota municipal de autobuses como de vehículos de limpieza incluirá este combustible “muchísimo más limpio”, asegura Puente, con un importe de 1.870.000 euros.