Óscar Puente en Madrid: ¿Por qué no se va a hacer el soterramiento en Valladolid? Porque no se ha hecho”.

El alcalde de Valladolid participa este jueves en los desayunos del Nuevo Fórum de Economía en Madrid, donde ha explicado por qué no se va a ejecutar el soterramiento en su ciudad.

Óscar Puente, alcalde de Valladolid y candidato del PSOE a la reelección, ha participado este jueves en los desayunos del Nuevo Fórum de Economía, arropado por la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. El regidor de Valladolid ha defendido su proyecto de integración del ferrocarril en Valladolid en lugar del soterramiento. Lo ha hecho de esta manera tan gráfica.

 

“Es muy fácil entender que el primer interesado en soterrar el ferrocarril es el alcalde; me convertiría en el nuevo Miguel Íscar de Valladolid, que fue el que desvió el esgueva. Cómo no voy a querer soterrar el tren, políticamente sería el primer beneficiario”. Ahora bien, el alcalde ha dicho: “¿Por qué no se va a hacer el soterramiento en Valladolid, porque no se ha hecho”.

 

“Esta operación lleva en marcha 20 años. Fueron los gobernantes del PP los que firmaron el primer convenio para soterrar con tres administraciones gobernados por Javier León de la Riva, Juan Vicente Herrera y Francisco Álvarez Cascos”, recuerda Puente.

 

Y sigue el alcalde: “Cuando había un 40 por ciento de deuda y cuando el mercado inmobiliario era jauja no se hizo el soterramiento.  ¿Cree alguien de verdad que con un país que está al 100 por cien de deuda del PIB y con un mercado inmobiliario que obviamente no está en los términos de la burbuja, se va hacer hoy lo que no se pudo hacer entonces?”, se ha preguntado Puente, quien ha aseverado que “nadie ha comprometido nunca un céntimo de dinero público para soterrar en Valladolid”.

 

El regidor ha ido más allá y ha explicado, según su versión, cuál fue el principal problema: “La operación pasaba por vender los suelos de la venta de Talleres, pegar el pelotazo y con ese dinero pagar el soterramiento; eso se terminó. Y hay un problema añadido casi como el cuento de la lechera: el suelo no se vendió y se pidió un crédito y endeudó  a la sociedad que tenía que hacer el soterramiento en 404 millones de euros, de los cuales 130 han sido de intereses. ¿El resultado? No se ha soterrado nada”.

 

Por último, Óscar Puente ha concluido sobre este tema diciendo que “puede ser revolucionario decirle la verdad a los vecinos, pero de ahora en adelante va a ser obligatorio”.