Óscar Puente: "Bolaños hizo la proeza de cambiar la ciudad y León de la Riva la lució" (Última parte)

En esta última parte de la entrevista, el alcalde de Valladolid descubre a la persona que esconde el político. Habla de su relación con el resto de fuerzas en el Ayuntamiento y en especial con sus antecesores en el cargo.

Los tres alcaldes: Tomás Rodríguez Bolaños, Óscar Puente y Javier León de la Riva durante la recogida del Premio de las Artes de CyL a la SEMINCI

Termina aquí el tríptico en forma de entrevista que TRIBUNA VALLADOLID ha realizado al alcalde de Valladolid, Óscar Puente, precisamente cuando se cumplen dos años y medio de mandato. Si en una primera cita, Puente hablaba de su llegada a la alcaldía y del futuro, en la segunda parte de los hitos de su mandato, en esta última parte de la entrevista encontramos la cara más humana del regidor de Valladolid

 

PREGUNTA: Si tuviera sentado a su lado a Montoro ¿qué le diría? ¿Cuál sería su petición para esta Navidad?

RESPUESTA: Yo creo que le diría algo parecido a lo que le diría la inmensa mayoría de los alcaldes de España: en la normativa actual hay cosas que son absurdas, sin lógica, y que hay que cambiarlas, respetando la idea de que los servicios públicos deben ser sostenibles. No tiene sentido la Regla de Gasto tal y como está concebida en este momento, no tiene sentido que habiendo recursos se dejen desatendidos problemas que se podrían atender… y todo ello para generar unos superávits y acelerar la liquidación de la deuda hasta extremos que ni las empresas más eficientes del mundo entenderían. Montoro está convencido, lo único que tiene una propuesta y una ideología concreta: quieren maquillar la deuda del Estado con los superávits de los ayuntamientos y, por otro lado, lo que quiere es que los servicios públicos se privaticen y se externalicen, juega a dificultarnos al máximo que empleemos los recurso públicos directamente. ¿Cómo? No tienes personal, no puedes contratar por la Tasa de Reposición, pero sí contratar a una empresa externa para que haga la función del trabajador público.

 

P: ¿Cómo es su relación actual con Javier León de la Riva?

R: La relación ahora mismo es inexistente, muy a mi pesar. Me gustaría que fuera otra pero el tema de la Comfort Letter ha deteriorado la relación, lo lamento.

 

P: ¿Tiene esperanza el alcalde de Valladolid que con el paso del tiempo la situación mejore?

R: Sí. Yo creo que al final la relación irá encaminada a un cauce de normalidad. Hay cosas que hoy no puedo comentar, pero yo estoy intentando trabajar para que esa relación se normalice y confío en que así sea.

 

P: ¿Y con el anterior alcalde Tomás Rodríguez Bolaños?

R: Con Tomás la relación es muy buena. Tengo una relación muy estrecha, más allá de que coincidamos en las cuestiones internas siempre; pero hemos tenido mucho respeto y afecto mutuo. Tomás es un colaborador absolutamente desinteresado y un militante socialista ejemplar.

 

P: ¿Con qué se quedaría de cada gestión de sus antecesores?

R: Tomás tuvo una etapa muy bonita y en la que se le puso al edificio las estructuras, los cimientos; el cascarón de la ciudad se llevó a cabo en esos años con muchas dificultades, porque con muy poco presupuesto se hizo mucho. Entre 1979, que entra Tomás al Ayuntamiento, y el 82 se construye un estadio de fútbol para llegar a tiempo al mundial. Hoy eso sería absolutamente imposible. Tomás hizo una proeza, cambio la ciudad en los 16 años que estuvo y Javier lo que hizo fue lucirla, vestirla. Uno puso la estructura y el otro la vistió. Yo creo que en líneas generales los dos lo hicieron bien, con sus luces y sus sombras han sido dos etapas de mucho avance para Valladolid. Hay gente que piensa que porque haya habido errores eso descalifica todo y es evidente que tanto Tomás como Javier, especialmente en la última etapa, cometió errores serios, pero eso no empaña el conjunto.

 

 

P: Juguemos a la concreción, con una palabra o una frase. PP-José Antonio Martínez Bermejo

R: (Se lo piensa) Perdidos

 

P: Valladolid Toma La Palabra-Manuel Saravia

R: Comprometidos con Valladolid.

 

P: Sí Se Puede-Charo Chávez

R: Responsabilidad y altura de miras

 

P: Ciudadanos-Pilar Vicente

R: Paso corto

 

P: Jesús Presencio, concejal no adscrito

R: Una anécdota.

 

P: PSOE en el Ayuntamiento de Valladolid

R: El corazón del Ayuntamiento

 

P: El mejor momento de estos 31 meses de mandatos.

R: Ha habido muchos, aunque si me tuviera que quedar con alguno podría decir cuando salí al palco el día de la Final de la Copa del Rey de Rugby en el Zorrilla, que no lo cambio por nada. Se dio un paso importante para la autoestima de la ciudad. También me viene a la memoria el primer pregón de fiestas, el día que fui a los comedores escolares, mi primera Seminci…

 

P: ¿En el otro lado de la balanza?

R: Los peores momentos llegan cuando hay que afrontar la situación del soterramiento y los conflictos con Auvasa.

 

P: ¿Con qué periodo del año natural se queda Óscar Puente?

R: Lo bueno que tiene Valladolid es que no tiene un periodo del año que esté vacío. Enero, comienzas con las motos, quizá febrero sea el momento más bajo, luego llega Semana Santa, en primavera entra el Festival de Teatro y muchos eventos en la calle, como el pádel, San Juan o este año el Mundial del Vino. Llegan las fiestas en septiembre, que es un momento muy especial. Nos metemos en Seminci y llega la Navidad y creo que este año la hemos pillado el pulso. No solo no hemos acabado con la Navidad, como alguno se temía, sino que creo que la Navidad tiene un realce mucho mayor que en épocas anteriores.

 

P: ¿Un lugar en Valladolid?

R: Siempre digo que el Pasaje Gutiérrez, es un sitio especial y parece que ahora está renaciendo con nuevos locales, con un ambiente estupendo. También me quedo con la margen del río.

 

P: ¿Y para perderse fuera de Valladolid?

R: Galicia.

 

P: ¿Cómo va a vivir la Navidad este año el alcalde?

R: En familia, con mi hermana, mis padres, mis suegros, mis cuñados… todos en mi casa (sonríe)

 

P: ¿Cómo lleva su mujer y sus hijas, que su marido y su padre sea el alcalde de Valladolid, con todo lo que ello conlleva?

R: Bien. Ha habido momentos un poco complicados. Este verano por ejemplo, cuando mi nombre saltó a la esfera nacional, las vacaciones no han sido muy tranquilas, con algunos inventos de dónde estábamos… pero en general lo llevan razonablemente bien.

 

P: ¿Es cierto que los años de un alcalde se multiplican por tres?

R: Ese dicho puede tener algo de razón. Se viven muchas preocupaciones a diario con las dificultades de gestión, pero también tiene sus satisfacciones y yo estoy muy feliz con mi trabajo, aunque sea muy duro.

 

P: ¿Puede desconectar alguna vez?

R: No. Y es una de las cosas que me cuesta más. Mi mujer es lo único que me echa en cara: ‘no es que no estés, es que cuando estás tampoco estás’.

 

P: Y encima el alcalde de Valladolid es omnipresente en twitter, muchas veces pisando todos los charcos…

R:  Ahora estoy tratando de bajar un poco el pistón, pero yo creo que twitter forma parte del trabajo. La gente le gusta el contacto directo.

 

El secretario del alcalde ya se ha asomado en un par de ocasiones a la puerta del despacho del regidor. Nos hace una seña y nos indica que el tiempo se agota, pues a continuación Óscar Puente presidirá la presentación de un libro en la sala de recepciones del Consistorio. Desde Tribuna no le robamos más minutos al regidor, aunque siempre hay unos segundos para la última

 

P: Un deseo para el año 2018

R: Salud y que la economía siga avanzando.

Noticias relacionadas