Óscar Puente arranca su segunda etapa como alcalde y espera dejar atrás "siete mandatos marcados por la crispación"

E.P.

La oposición coincide en el llamamiento para dejar "a un lado las disputas".

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha dado comienzo este sábado a su segundo mandato municipal con un discurso en el Pleno de constitución en el que ha manifestado que espera dejar atrás "siete legislaturas marcadas por la crispación política", por lo que ha agradecido que los grupos de la oposición hayan hecho un llamamiento para dejar "a un lado las disputas".

 

Puente ha cerrado las intervenciones en esta sesión después de que hayan tomado la palabra los portavoces de los cinco grupos municipales, Javier García Bartolomé (Vox), María Sánchez (VTLP), Martín Fernández Antolín (Ciudadanos), Pilar del Olmo (PP) y el socialista Pedro Herrero.

 

Los discursos han coincidido en un tono de mano tendida entre los grupos que respaldan al alcalde y los de la oposición, sin apenas referencias críticas salvo la de Herrero a la "crispación" y la "mentira" que considera que han tenido excesivo protagonismo en los últimos cuatro años de gobierno de PSOE y VTLP.

 

El portavoz del PSOE también ha tenido una referencia especial para los tres "compañeros de fatigas" de VTLP que han vuelto a apoyar la investidura de Puente y les ha animado a reparar las "cicatrices y mejorar el uso" del gobierno que consiguieron "modelar" en los últimos cuatro años. Esas cicatrices, ha recalcado, deberán ser una muestra de la "renovada fortaleza" del equipo de Gobierno que espera cerrar entre ambas formaciones.

 

Óscar Puente ha comenzado su primera intervención del mandato con un recuerdo de las "diferencias" que existen entre la jornada de hoy y su primera investidura de hace "1.463 días", en los que el tiempo ha "pasado rápido". Así, mientras en 2015 fue un día "bonito y desafiante" por tener que asumir el "timón del cambio" en el Ayuntamiento, este sábado se afronta el "mandato ciudadano" de proseguir con esa labor de cambio.

 

También ha tenido un especial recuerdo para el recientemente fallecido alcalde socialista de la ciudad Tomás Rodríguez Bolaños y para su familia, tanto sus padres como su mujer, hijas y hermana.

 

Su discurso ha defendido la evolución positiva de la ciudad durante estos cuatro años en los que ha recordado que el PSOE no ha recorrido el camino "solo", sino que ha estado acompañado por sus socios de VTLP, y por ello se ha mostrado seguro de que en los cuatro años siguientes el gobierno municipal "se sustentará en las dos mismas fuerzas".

 

Pero Puente también ha matizado que en un Ayuntamiento "cualquier partido puede erigirse en gobierno", con propuestas e iniciativas "de verdad, cuantificadas" y en las que se asuma "responsabilidad", para ello ha manifestado la intención de retomar la negociación, fracasada al comienzo de su primer mandato, para la reforma del Reglamento orgánico del Consistorio, a través de la cual espera dotar de más medios humanos a los grupos de la oposición con el fin de equipararlos a los de otros ayuntamientos de "importancia y presupuesto" similares a Valladolid.

 

Ello, ha matizado, no excluye que deban ejercer el papel de "control y crítica" propio de la oposición, pero se ha mostrado confiado en que lo harán con "mejor tono, más diálogo y mejores relaciones" que en los últimos cuatro años, ya que ha defendido que "la crítica política no debe estar reñida con las buenas formas" y ha reclamado "desterrar el insulto y la descalificación" personales.

 

En definitiva, ha resumido estos deseos en poder "dejar atrás siete mandatos de crispación política", un lote en el que ha incluido el último mandato de Rodríguez Bolaños, los cinco del 'popular' Francisco Javier León de la Riva, y el último en el que él ha sido regidor.

 

En términos muy similares se ha pronunciado la 'popular' Pilar del Olmo, que se ha manifestado que espera que hoy comience "una nueva etapa" en la que gobierno y oposición dejen "a un lado" tensiones que "no conducen a nada", olviden las descalificaciones personales y mejoren sus relaciones políticas.

 

Pedro Herrero también ha marcado el camino en esa dirección, no sin antes censurar la "crispación" que considera que ha "contaminado el clima político" durante el mandato de "cuatro años aciagos plagados de inéditas faltas de respeto" que acaba de concluir y que espera que "no se repita".

 

Por ello, ha reivindicado un "clima de sinceridad", un remedio para "curar las heridas".

 

Además de esta "sinceridad", el portavoz socialista ha citado como "claves" para el mandato la "visión a largo plazo" y el "hacer política para toda la ciudadanía". De hecho, ha concluido con el mensaje de que "las palabras más gratificantes que se pueden escuchar en el Salón de Plenos son: Se aprueba por unanimidad".

 

El portavoz de Cs ha comenzado su intervención mostrando "la máxima lealtad" al gobierno de la ciudad, pero con "firmeza", ya que ha advertido de que si el alcalde "sabe ver el potencial de la ciudad" y llegar a acuerdos al respecto con la oposición se mantendrán leales, pero de lo contrario su grupo se situará "enfrente" y ahí sí "primará la lealtad con los vallisoletanos".

 

Fernández Antolín ha reclamado un avance en "medidas de integración reales" y no sólo en lo relativo a la ferroviaria, sino a la construcción de un modelo de ciudad "referente a nivel autonómico y nacional".

 

"DISCULPAS" DE MARÍA SÁNCHEZ

 

Mientras tanto la portavoz de VTLP ha querido comenzar por "pedir disculpas" porque ha reconocido que las fuerzas que han compartido el gobierno estos cuatro años han "hecho difícil lo que gran parte de la ciudadanía esperaba y deseaba que fuera fácil", en referencia a llegar a un acuerdo de gobierno. Finalmente, ha destacado que el "espíritu" de colaboración que ha marcado esta etapa finalmente ha primado y han vuelto a acordar una hoja de ruta con los primeros 150 puntos de gobierno que cuente con el respaldo de la mayoría absoluta de este Pleno.

 

Sánchez ha recalcado que el Ayuntamiento de Valladolid se encuentra ya de lleno en su "tercera etapa" desde 1979, que comenzó con "el cambio histórico" de 2015. Pero también ha advertido del que existe el riesgo de la "autocomplacencia", por lo que ha animado a sus previsibles compañeros de gobierno a tener "la mirada puesta en todas las cosas que aún están por hacer".

 

En su intervención ha hecho una especial referencia a la sostenibilidad ambiental, para lo que ha recordado que a su hija de cinco años, presente entre el público, y sus compañeros de clase les "preocupa seriamente que se esté derritiendo el Polo Norte". Por ello, ha reclamado preparar a las ciudades y la sociedad en su conjunto para vivir "de otra forma".

 

También ha subrayado la esperanza de que la vida de las próximas generaciones esté marcada por "un cambio drástico en las relaciones entre mujeres y hombres" que suponga que se dejan de aceptar "como normales situaciones de injusticia que se perpetúan el tiempo".

 

Sánchez ha concluido reconociendo que no puede prometer que vayan a ser infalibles en este mandato, pero sí dan la palabra de que "nunca" se van a esconder y ha deseado a todos los integrantes del Pleno "serenidad, diálogo y acierto".

 

El portavoz de Vox, Javier García Bartolomé, ha defendido en su discurso que su formación "ha venido para quedarse" en el Consistorio "sin complejos ni falsas etiquetas" que lamente que les quieren "adjudicar". En este mandato pretenden ejercer el "control" del gobierno "lejos de clientelismos y de subvenciones sin control" y "romper con el dulce no hacer nada" que considera que mantiene a la ciudad en un "lento e inexorable declive".

 

También ha querido incidir en defender la viabilidad del soterramiento ferroviario y de hecho ha sido el único portavoz en marcar esta gran obra como "proyecto estratégico". Igualmente ha avanzado que propondrá plantear a la Real Academia de la Lengua que declare a Valladolid como "Cuna de la Hispanidad".

Noticias relacionadas