SATSE Valladolid denuncia la agresión a una enfermera que se sintió "amenazada, intimidada y perseguida"

El Centro de Salud Rondilla II

Los hechos, protagonizados por los padres de unos menores que estaban jugando en la sala de espera de los adultos, ocurrieron el pasado 6 de febrero en el Centro de Salud Rondilla II.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Valladolid denuncia la agresión verbal sufrida por una enfermera el pasado jueves 6 de febrero en el Centro de Salud Rondilla II de Valladolid por varios familiares de un paciente, hechos ante los que reclama que SACYL se persone como acusación particular en las causas penales por agresiones a profesionales sanitarios.

 

“La agresión se produjo en la consulta de la enfermera, tras haber solicitado a los padres de unos menores que se dirigieran a la sala de espera de Pediatría por el ruido ocasionado por los niños, que estaban jugando en la sala de espera de los adultos. La enfermera había recibido varias quejas de pacientes que se encontraban en esa sala de espera de adultos por el ruido citado, cuando hay una sala de espera cercana habilitada para pacientes de Pediatría. Los familiares insultaron, amenazaron y llegaron a someterla a un trato vejatorio, lanzándole, además, una toallita de bebé sucia a la cara”, señala el sindicato.

 

La enfermera se sintió “amenazada, intimidada y perseguida por dichos familiares” y SATSE Valladolid destaca que “en ningún caso” su crítica va dirigida hacia los menores, pero sí quiere denunciar “el comportamiento de los familiares de los mismos porque los centros sanitarios son espacios en los que debe primar el respeto y la convivencia entre los pacientes y los profesionales, a los que acuden personas con dolencias de distinta gravedad y los profesionales sanitarios tienen que contar en ellos con un clima en el que puedan garantizar la realización de su trabajo sin sufrir ningún tipo de coacción o amenaza”.

 

“SATSE no va a tolerar ninguna de forma de agresión contra profesionales sanitarios, que simplemente cumplen con su trabajo. Este tipo de situaciones provocan que muchos profesionales tengan graves dificultades para realizar su trabajo con confianza y normalidad, por el estrés y el daño psicológico originado por una experiencia como la acontecida”, finaliza el comunicado.