Satse denuncia la situación de violencia sufrida por personal del centro de salud de Renedo

Centro de Salud Rural I de Valladolid, en Renedo de Esgueva. STREET VIEW

Los hechos se produjeron en la zona de urgencias del mencionado centro de salud, tras la demora producida por la atención al paciente

El Sindicato de Enfermería (Satse) ha denunciado la situación de violencia sufrida por un enfermero y un médico de guardia este domingo en el Centro de Salud Rural I de Valladolid, en Renedo de Esgueva, a manos de un paciente y varios familiares.

 

Los hechos, según precisa el sindicato a través de un comunicado recogido por Europa Press, se produjeron en la zona de urgencias del mencionado centro de salud, tras la demora producida por la atención al paciente, al tener que ausentarse dichos profesionales por un aviso urgente a domicilio.

 

Las víctimas fueron insultadas y amenazadas, llegando incluso los autores de las mismas a producir numerosos desperfectos en el mobiliario y el equipamiento del centro, lo que obligó que cerrar el Punto de Atención Continuada durante la jornada del domingo, derivando las urgencias al PAC de Pilarica, lo cuál ha supuesto una sobrecarga de trabajo para los profesionales de este último y un perjuicio para la población del Centro de Salud Rural I por su cierre durante el domingo.

 

Satse Valladolid recuerda que los centros sanitarios son espacios en los que debe primar el respeto y la convivencia entre los pacientes y los profesionales, y que es obligación de Sacyl garantizar la realización del trabajo sin sufrir ningún tipo de coacción o amenaza.

 

El sindicato advierte de que no va a tolerar ninguna de forma de agresión contra profesionales sanitarios, que simplemente cumplen con su trabajo. "Lamentamos que estos hechos sigan repitiéndose, y hemos de recordar que las agresiones o intimidaciones contra profesionales sanitarios están consideradas como delito de atentado contra la autoridad pública por la Justicia española".

 

Ante lo ocurrido, Satse ha reclamado que Sacyl se persone como acusación particular en las causas penales por agresiones a profesionales sanitarios.

 

Por su parte, fuentes de la Guardia Civil han asegurado a Europa Press que los hechos están siendo investigados pero que no se han registrado detenciones a raíz de los mismos.