Satse asegura que Sanidad no ha puesto en marcha la Directiva de prevención de lesiones por objetos cortopunzantes

Hospital Río Hortega De Valladolid

 El sindicato de enfermería Satse ha asegurado que la Consejería de Sanidad de esta Comunidad no ha puesto en marcha la Directiva Europea sobre prevención de lesiones por objetos cortopunzantes, que entró en vigor el 11 de mayo, ni se ha transpuesto al ordenamiento jurídico español y autonómico.

Ante esto, el sindicato ha mostrado su sorpresa ante el anuncio de la celebración este martes, en el Hospital Río Hortega, de una jornada de Bioseguridad organizada por la Consejería y UGT con motivo de la transposición al Derecho Español de la citada Directiva y que inaugurará el consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado.

 

Satse ha criticado que se haya "obviado" esa normativa europea y no se haya realizado dicha transposición a la normativa española ni se han adoptado las medidas correctoras y establecidas en la Directiva, lo que a su juicio pone en riesgo la integridad física de los trabajadores que trabajan en la sanidad de Castilla y León.

 

Satse, que ha asegurado que los de enfermería son los profesionales que más lesiones sufren por este motivo, seguidos de los médicos, ha censurado que ni se ha hecho la transposición a nivel nacional por parte del Gobierno de España ni a nivel autonómico, por lo que ambos gobiernos han hecho dejación de sus funciones en cuestiones importantes como es la salud y la prevención de riesgos laborales de los trabajadores sanitarios.

 

PERMITIRÍA AHORRAR

 

Además, ha incidido en que no se ha tenido en cuenta que con estas medidas que plantea Europa se puede ahorrar un "elevado" presupuesto al disminuir las lesiones del personal que usa estos objetos. Diferentes estudios europeos aluden a que la adopción de los dispositivos de seguridad que aquí no se están usando podía suponer un ahorro de 30 millones de euros al año, ha añadido.

 

Entre las medidas que establece la Directiva y que no se han puesto en marcha en su totalidad están el uso de material de bioseguridad (agujas y sistemas de punción), contenedores para su desecho, adhesivos y cartelería informativos y de aviso, campañas divulgativas entre los profesionales, etcétera.

 

"Estas medidas no sólo suponen una garantía de seguridad y prevención de riesgos para los trabajadores de la sanidad pública sino que son de obligado cumplimiento para los centros sanitarios privados y es la Consejería de Sanidad la que debe velar por que se cumplen, algo que tampoco se ha hecho", ha señalado Satse.

 

Finalmente, ha añadido que estas medidas inciden "determinantemente" en la atención que se presta a los pacientes y contribuyen a evitar accidentes y transmisiones de enfermedades a los usuarios de los centros sanitarios, "algo que tampoco debe haber sopesado la Consejería de Sanidad".