Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

Saravia: “Toma La Palabra es de Valladolid, municipalista que no depende de Madrid ni de mecanismos nacionales”

El actual teniente de alcalde y candidato de Valladolid Toma La Palabra asegura en esta entrevista que “la mayoría de las decisiones más significativas de este periodo han estado de la mano de Valladolid Toma La Palabra”.

Manuel Saravia, en la entrevista celebrada en Tribuna Valladoldi. JAG

Defina a los candidatos:

 

Pilar del Olmo (PP): Fuera de lugar
 

Óscar Puente (PSOE): Continuismo
 

Miguel Holguín (Podemos): Va a lo fácil
 

Martín Fernández Antolín (C´s): Indefinición
 

Javier García (VOX): Tristeza
 

Jesús Presencio (Contigo Valladolid): Creatividad
 

Manuel Saravia (VTLP): Tenacidad

 

La porra de Tribuna el 26-M:
 

Con Valladolid Toma La Palabra y PSOE será suficiente para gobernar.

Dicen que ha sido el alcalde en la sombra. Manuel Saravia, que por segunda legislatura lidera Valladolid Toma La Palabra, confluencia de partidos como Izquierda Unida y Equo, es un hombre sensato y comprometido. No levanta la voz, ni suele hacer aspavientos. Afirma que se lleva “personalmente bien con todos los concejales de todos los partidos”. En esta entrevista es así. Saravia hace balance de lo gestionado en estos cuatro años y da pistas de lo que puede suceder en la próxima legislatura, en la que no dudará –si es alcalde- bajarse el sueldo; porque avisa que entre los cuatro concejales de VTLP han donado en estos últimos cuatro años 200.000 euros.

 

PREGUNTA: Confiéseme algo… ¿ha sido usted el alcalde en la sombra?

RESPUESTA: (Sonrisa) Eso es una broma que decían para chinchar a Óscar [Puente]. Lo que sí que tiene fundamento es que la mayoría de las decisiones más significativas de este periodo han estado de la mano de Valladolid Toma La Palabra.

 

P: Y a partir del 26 de mayo… ¿qué? ¿alcalde?, ¿teniente de alcalde? ¿otra vez alcalde en la sombra?

R: Depende de los resultados obviamente. Nosotros lo que aspiramos es llegar a la alcaldía. En coherencia, si la mayor parte de los cambios significativos han estado de nuestra mano esperemos tener la confianza para seguir hacia delante. El programa y la actitud de Valladolid Toma La Palabra es de profundizar en los cambios y creo que el resto de las formaciones son más conformistas con las propuestas.

 

P: El actual alcalde dice que no ve a Saravia como alcalde, usted le dice a Puente que es conformista y continuista… con socios de Gobierno así no hacen falta enemigos…

R: (Risas). Es curioso lo que ocurre estos días. Acabamos de salir de una Junta de Gobierno en la que hemos resuelto algunos temas que había sin ningún problema y al minuto siguiente somos dos formaciones que estamos en campaña y ambos partidos intentamos convencer a los electores de que nos voten. En general, se está llevando dentro de los límites de la corrección

 

P: Y a nivel personal ¿cómo es su relación con Óscar Puente?

R: Es buena. Yo personalmente tengo buena relación con absolutamente todos los miembros de la corporación de todos los partidos. Nos vemos, hablamos, comentamos la situación personal y familiar de cada uno… En el trato personal lo he tenido bueno con todos, a nivel político es otra cosa.

 

P: Quizá en lo que no se han entendido con el alcalde es en la bajada de sueldos y en la celebración del campeonato de Pádel en la Plaza Mayor.

R: Y en muchas otras cosas (sonríe) lo que pasa es que estos temas han sido muy llamativos. En cuanto a los sueldos fue un proceso tanto tormentoso y que llegó hasta la paralización del Reglamento; bien es verdad que no por nuestro grupo que siempre hemos intentado hasta el último momento su reanudación. Y en el tema del pádel, nosotros siempre hemos defendido de que de la manera de cómo se trate a la Plaza Mayor puede ser significativo de cómos e puede tratar todo lo demás y nosotros planteamos un borrador de protocolo, en el que se mantuvieran una serie de días para que la Plaza pudiera ‘respirar’. Y hay que recordar que el campeonato de pádel no deja de ser un negocio privado que ocupa un espacio cada vez mayor, desproporcionado y desmesurado. No obstante, no ha sido un asunto tan grave como para que fuera objeto de ruptura.

 

P: Y si usted es alcalde o tiene responsabilidad en el nuevo Gobierno ¿bajará los sueldos del alcalde y de los concejales?

R: Claramente sí. En Valladolid Toma La Palabra tenemos un código ético que hemos cumplido. Hemos donado en estos años entre los cuatro concejales 200.000 euros. Me parece que lo propio es que no tengamos que donarlo sino directamente que no se ingrese. Tiene que haber un sueldo razonable respecto a la responsabilidad, al trabajo y a los ingresos que se manejen pero nada más.

 

Se ha hecho un esfuerzo por parte de algunos de crear una percepción de que la ciudad está más sucia

 

P: Algo bien habrá hecho la oposición en estos cuatro años o ¿cree que no?

R: La oposición no lo ha hecho bien, en general. Especialmente el mayor grupo de la oposición, el PP, ha estado y está en una situación muy difícil. Había estado 20 años en el Gobierno y al irse a la oposición experimentó cambios, abandonos como el de su cabeza de lista, Javier León de la Riva. También a nivel regional y nacional el partido ha tenido muchos vaivenes y eso se ha hecho notar. Y la prueba es que de los 12 concejales que hay solo se mantienen tres en la lista y de una forma muy peculiar.

 

P: Cuatro años después Valladolid Toma La Palabra llega a las elecciones con más experiencia y con una marca mucho más conocida y consolidada ¿Cuál es el reto?

R: Profundizar en los cambios y reformas iniciadas en todos los ámbitos y en algunos que creemos que no se ha cambiado demasiado, transformarlo.

 

P: ¿Por ejemplo?

R: En Cultura, sin duda. Hay que ser más incisivo. Cultura tiene un lastre gravísimo desde nuestro punto de vista  que es el estar vinculado con Turismo, que acaba arrastrando todo.

 

P: ¿Por qué cree que los ciudadanos de Valladolid deben votarle?

R: Primero porque hemos gobernado y hemos demostrado que podemos Gobernar. Hemos sacado adelante temas muy complicados. Valladolid Toma La Palabra ha tenido capacidad de negociación y se han llegado acuerdos importantes como por ejemplo con la Mancomunidad de Interés General, e incluso con ayuntamientos de otro signo. Es una formación vallisoletana, muy municipalista y que no depende de Madrid para nada, ni de mecanismos nacionales. Por último, somos fieles a lo que planteamos y hemos hecho frente a todos los problemas, no nos hemos escondido. Antes en muchas ocasiones muchos temas se eludían y se daba patada hacía adelante, nosotros hemos hecho frente a ellos.

 

 

P: Acusan a la dupla Puente-Saravia de haber enterrado para siempre las ilusiones del soterramiento.

R: Yo especialmente he intentado hasta el último momento en llevarlo adelante. Hicimos propuestas, incluso apostamos por una alternativa que creíamos que podía llevarse a cabo, siempre que la deuda fuera asumida, de entrada, por el ministerio de Fomento. A finales de 2016, ADIF cerró la puerta dijo que iba incluso al Concurso de Acreedores y eso habría sido una catástrofe para la ciudad. Por eso lo que hicimos fue una propuesta por la cual el ministerio asumía la deuda siempre que la estación no se soterrase y algunas otras condiciones que ponían. Nos pareció una mejor solución y realista a lo que teníamos. Algunos partidos dicen ahora que no se creen las cifras, pues bien estos números son los números del Tribunal de Cuentas, los del propio ministerio, los que aprobó en su día el propio Partido Popular… los números son los que son. No es muy honesto sacar rédito electoral de esta cuestión.

 

P: ¿Ve lógico celebrar un pleno extraordinario con la trascendencia que tiene la aprobación provisional de la revisión del Plan general de Ordenación Urbana (PGOU) en la misma semana de las elecciones? ¿Les ha pillado el toro?

R: Se ha ido retrasando todo, es cierto. Los últimos informes sectoriales de organismos de otras administraciones, concretamente de la Junta, han llegado tarde; de manera que aunque se solicitaron a finales de noviembre han llegado en abril. Quiero recordar que el plan vigente se aprobó muy poco antes de las elecciones de 2003 y se envió la documentación en mayo de ese año. Por lo tanto no es tan extraño. Nosotros valoramos si era preferible dejarlo cerrado, concluido por el Ayuntamiento, antes de las elecciones o dejarlo en espera. Hemos optado por lo primero porque creemos que era mejor para la ciudad.

 

P: Si usted llega a la Alcaldía ¿cuáles son las tres medidas que pondría en marcha enseguida?

R: Una de carácter medioambiental, con la puesta en marcha de la definición de las zonas de bajas emisiones algo que va a exigir la Ley del Cambio Climático para 2023. Otra medida de carácter económica poniendo en marcha un proyecto de vinculación de las pequeñas y medianas empresas, por ejemplo con el comercio de proximidad, para conseguir tener más potencia dentro de la ciudad. Y por último, de carácter social, creo que es importante seguir con la política de vivienda, proponer 200 viviendas en el parque de alquiler social e incluso poner en marcha las viviendas colaborativas, que ya está ensayada en otros países, que pueden eludir también el problema de la soledad.

 

VOX plantea cuestiones que hace 50 años ya estaban anticuadas

 

P: Ha hablado de materia medioambiental, ¿son ustedes partidarios de cerrar definitivamente el centro al tráfico privado?

R: Dicho así es demasiado contundente. ¿Cómo se define el centro? La cuestión es que con los datos que tenemos de contaminación y de movilidad hay que definir con el resto de asociaciones y entidades implicadas cuáles son los ámbitos que deberían considerarse zonas de bajas emisiones no solo del centro; porque hay otras áreas, como por ejemplo Arco de Ladrillo, muy afectadas. Insisto habría que estudiarlo con profundidad y con calma y ver los recorridos alternativos con cuidado y con determinación, además de potenciar el transporte público para que el Valladolid Toma La Palabra cree necesario que el Ayuntamiento incremente la aportación municipal de 15 a 20 millones anuales.

 

P: Ha sido muy criticada la escasez de aparcamientos y la eliminación de muchas plazas, en favor de ensanchar aceras o plantar árboles.

R: Hay que elegir. La calle es para muchos usos, aunque siempre los más conflictivos son las terrazas y los aparcamientos. Muchas veces nos plantean que se ensanchen las calles, que se pongan árboles y que haya aparcamiento: es que no caben, la calle es como es: hay que elegir. El tránsito peatonal es el más democrático y equitativo para todo el mundo.

 

P: Hablando de Medioambiente y de una concejalía que era de su grupo ¿está Valladolid tan sucia como algunos dicen?

R: Yo creo que no. Los datos dicen lo contrario y hace unos días ha salido una encuesta de la OCU que nos da la razón. Lo que ocurre es que limpieza y seguridad son temas habituales en los que es fácil construir una percepción. A las poquísimas semanas de entrar en el Gobierno ya se decía que la ciudad estaba mucho más sucia y era el mismo equipo, los mismos trabajadores… Se ha hecho un esfuerzo por parte de algunos de crear una percepción de que está más sucia. Los datos objetivos no lo avalan.

 

P: ¿Por qué es tan difícil que la izquierda se ponga de acuerdo? ¿No hubiera sido mejor una alianza entre Valladolid Toma La Palabra y Unidas Podemos en el Ayuntamiento de Valladolid? ¿Cree que les puede restar apoyo esta fragmentación?

R: Estoy convencido de que habría sido bueno; no solo por los resultados, que eso nunca se sabe. Porque ha habido veces que con el peor resultado de la historia se ha gobernado; sin ir más lejos el PSOE de Valladolid. Pero creo que por deferencia con los lectores es bueno que si hay programas sustancialmente parecidos lo lógico es que solo haya una papeleta.

 

P: ¿Qué ha ocurrido?

R: Ha llevado mucho tiempo las negociaciones. Valladolid Toma La Palabra planteó la elaboración de una candidatura con Primarias abiertas y conjuntas, que era lo más coherente. Fue en ese punto donde hubo crisis y no se llevó a adelante.

 

P: ¿Cree Manuel Saravia de que hay posibilidades que Gobierne la derecha en el Ayuntamiento de Valladolid con una acuerdo PP, C’s y VOX?

R: Posibilidades siempre hay porque pueden tener más votos. Pero la percepción que tengo es que la ciudad de Valladolid ha estado gobernada muchos años por el Partido Popular y creo que el cambio de estos últimos años se ve y se entiende como favorable. No veo muy fácil que vuelva la derecha.

 

P: ¿Es VOX el infierno vestido de verde, tal y como algunos se empeñan en demostrar?

R: VOX es una de esas formaciones que como gran desarrollo de la sociedad plantea cuestiones que hace 50 años ya estaban anticuadas.

 

P: ¿Cuál ha sido el momento más feliz en esta legislatura?

R: Lo que me produce más satisfacción es la política de vivienda. El haber dado la vuelta al planteamiento en la Sociedad de Vivienda, hemos multiplicado por quince el número de viviendas sociales, aunque aún queda mucho por hacer.

 

P: Y por el contrario ¿el momento más triste?

R: Ha habido unos cuantos (sonríe). Hubo un momento muy duro y triste con la demolición del San Juan de la Cruz, que además no era necesaria. Fue un empecinamiento del señor Burgos.