Salgueiro defiende la actuación de la Policía ante la coincidencia de movilizaciones el sábado en Valladolid

La delegada de Gobierno considera "oportuno" poner un cordón para proteger a los 'indignados' ante la presencia de manifestantes a favor de la unidad de España.

María José Salgueiro, delegada de Gobierno en Castilla y León, ha defendido que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado actúan "siempre de forma correcta" en casos como el del pasado sábado 30 de septiembre, cuando la coincidencia de dos manifestaciones "en muy poco espacio", en la Plaza Mayor de Valladolid y Fuente Dorada, concluyó con insultos a quienes reclamaban una mayor acogida de inmigrantes en España, entre los que se incluían varios concejales del Ayuntamiento.

 

En declaraciones a los medios de comunicación, la representante gubernativa ha sido preguntada por la situación ocurrida el pasado sábado en el centro de Valladolid, cuando se permitió a los manifestantes a favor de la unidad de España ocupar parte de la Plaza Mayor, donde se celebraba otra concentración convocada por el Colectivo Indignado, motivo por el cuál los grupos municipales de Sí Se Puede y Toma la Palabra en el Ayuntamiento de Valladolid han reclamado la dimisión del subdelegado del Gobierno, Luis Antonio Gómez Iglesias.

 

Salgueiro ha puntualizado que llegó en primer lugar a la Subdelegación del Gobierno la convocatoria de los 'indignados' en la Plaza Mayor a las 12.00 horas del sábado, que después llegó una de Falange Española en la plaza de la Rinconada y una tercera propuesta por parte de la Fundación Defensa Nacional Española (Denaes), que se autorizó en Fuente Dorada al ya existir una en la Plaza Mayor.

 

Según la delegada, lo que sucedió fue que el número de asistentes a esta tercera movilización a favor de la unidad de España "desbordó incluso a las previsiones que tenían los propios organizadores", por lo que, por la cercanía, los concentrados comenzaron a desplazarse hasta la Plaza Mayor y "lo que la Policía pensó más operativo y oportuno fue poner un cordón policial para que los 'indignados' pudieran manifestarse".

 

"Cualquier otro planteamiento alteraría el orden público", ha mantenido Salgueiro, quien ha explicado que a los manifestantes a favor de la unidad de España "no se les permitió" acceder a la Plaza Mayor, sino que no se pudo impedir, pues "eran 1.500 personas y en espacios cercanos es bastante difícil movilizarlos hasta otro sitio", según la representante gubernativa.

 

De ese modo, con 1.500 personas "frente a 80" que sumaban los 'indignados', la Policía trató de asegurar el derecho a manifestarse de los segundos, quienes según ha precisado María José Salgueiro "abandonaron la plaza una hora o una hora y media después de la convocatoria, y la abandonaron porque ellos se fueron", sin que se produjera un desalojo como han apuntado algunas fuentes.

 

"Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado actúan siempre de forma correcta", ha recalcado Salgueiro, quien ha recordado que "muchas veces, en otros momentos" ha ocurrido que algunas manifestaciones se han producido "insultos y amenazas", a lo que ha añadido que, aunque desconoce si la Policía grabó lo sucedido el sábado, si se comprueba que se produjeron acciones de ese tipo "se estudiará" lo que hacer.

Noticias relacionadas