Sada cierra en Valladolid con un despido colectivo para trasladar su producción a Lugo

El grupo cárnico alega motivos económicos, organizativos y productivos para justificar un despido objetivo que afectará a 82 trabajadores en la ciudad.

Grupo Sada pretende trasladar su producción a Lugo tras comunicar a los sindicatos su intención de presentar un despido colectivo para su planta de Valladolid por motivos organizativos, productivos y económicos.

 

Así lo ha explicado la responsable de Industrias Alimentarias de CCOO en Valladolid, Sheila Mateos, tras una reunión con responsables de Sada, perteneciente a Nutreco, y en el marco de una concentración a las puertas de su planta vallisoletana.

 

Mateos ha indicado que en una reunión solicitada a la empresa para que les proporcionara información sobre el cierre anunciado la semana pasada, ésta ha señalado que presentará un expediente de regulación el próximo día 13 por razones organizativas, productivas y económicas en el que contemplará el despido colectivo de sus 82 trabajadores, que se sumarán a los 56 autónomos de la cooperativa Servicarne, a los que ya ha anunciado la rescisión del contrato.

 

La responsable de CCOO ha explicado que la empresa presentará el despido colectivo porque "no ve viable otra opción", aunque mantendrá algunos activos y trabajadores en departamentos como administración y 'expediciones', aunque no al "cien por cien".

 

Sheila Mateos ha aclarado que será el día 13 cuando se presente el expediente acompañado por los informes económicos y se concretará dónde se trasladará la producción, que la empresa ya ha adelantado que será a Lugo, donde hay una planta "más moderna".

 

Frente a ello, los sindicatos han anunciado su intención de luchar por el empleo, bien por su mantenimiento en Valladolid o con traslados, una posibilidad que han planteado a la empresa, que ha dicho que evaluará esta opción.

 

Mateos, en declaraciones a los medios recogidas por Europa Press, ha asegurado que quiere "creer" que sí tienen posibilidad de negociar algo con la empresa, al menos el traslado de los trabajadores y que se mantenga algo de producción en la planta vallisoletana.

 

En esta línea, ha recordado que el Grupo ha continuado con la inversión en esta planta y en la misma nunca ha faltado la producción (sacrifica entre 33.000 y 35.000 pollos al día) salvo cuando se produjo una disminución en 2013, por lo que se confiaba en que siguiera abierta.

 

MANTENIMIENTO DEL EMPLEO

 

Por su parte, la presidenta del Comité de Empresa, Nieves Muñumer, ha afirmado que intentarán "por todos los medios" que la planta se quede y los trabajadores permanezcan en Valladolid, para lo que ha pedido apoyo institucional, tanto a la Junta como al Ayuntamiento.

 

Precisamente a la concentración convocada a las puertas de la factoría han acudido tanto el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, como concejales de Valladolid Toma la Palabra y Sí Se Puede, además del procurador socialista Pedro González Reglero y de IU-Equo, José Sarrión.

 

Así, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha explicado que el Consistorio recaba información sobre el anuncio del cierre y se ha solicitado una reunión a la empresa para que explique la justificación a esta decisión y las condiciones en las que se produciría.

 

El primer edil vallisoletano ha ofrecido la ayuda del Ayuntamiento y ha ofrecido "el máximo apoyo" a los trabajadores tras lo que ha lamentado otra situación de "deslocalización" de una empresa en un año en el que este tipo de cierres "empañan" la creación de empleo que se había registrado en los últimos meses.

 

Sin embargo, ha advertido de que lo primero es tener información porque se habla de falta de rentabilidad, por lo que el caso sería diferente al del cierre de Lauki, que era "cien por cien rentable".

 

Por ello ha abogado por ver si se puede hacer alguna aportación desde el Ayuntamiento y tratar de que alguien se haga cargo de la producción, bien a través de esta empresa u otra.

A. MINGUEZA

Noticias relacionadas