Sacan a la luz las condiciones en las que trabajan los guardias civiles en la prisión de Valladolid

La Asociación Unificada de Guardias Civiles pide que se habilite una dependencia para ellos mientras duren las reformas en el Cuerpo de Guardia del centro

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha denunciado públicamente las condiciones en las que trabajan los guardias civiles que prestan servicio en el Centro Penitenciario de Valladolid, al tener que seguir utilizando las instalaciones del Cuerpo de Guardia mientras éstas son sometidas a distintas obras de reforma.

 

La asociación, en declaraciones a Europa Press, ha demandado a Instituciones Penitenciarias que mientras se prolonguen dichos trabajos habilite un lugar donde ubicar las taquillas de habituallamiento de ropa y comida y para descanso, tanto de guardias civiles como de personal de seguridad privada, y también para contar con las mínimas condiciones de "higiene, salubridad y confort".

 

Y es que responsables de AUGC se quejan de que los agentes tienen que convivir desde hace tiempo con el polvo generado por las obras que se acometen en el Cuerpo de Guardia y también con el frío, al carecer las instalaciones de calefacción y verse obligados a colocar placas eléctricas que difícilmente mitigran el intenso frío que padecen.

 

"Está muy bien que realicen obras, pero lo que no es de recibo es que mientras tanto los agentes tengan que soportar todas estas penurias", se queja un responsable de AUCG, que por ello insiste en la necesidad de contar mientras tanto con un espacio en el que prestar servicio con las mínimas condiciones exigibles.

 

DESPLOME DEL TECHO EN ABRIL

 

Ya a finales del pasado mes de abril, la asociación también denunció públicamente la situación planteada tras el desplome entonces del falso techo del cuarto de vestuarios de los suboficiales de la Guardia Civil que prestan servicio en dicho penal.

 

Aunque en un principio la puerta de la dependencia quedó bloqueada por los escombros caídos, finalmente fue posible acceder al interior y comprobar el desplome del falso techo, "fruto de la precariedad y abandono de la misma", como así criticó la AUGC, asociación que se felicitó, sin embargo, de la ausencia de desgracias personales por el simple hecho de que en ese momento no había ningún suboficial en el cuarto siniestrado.

 

Fuentes del penal aseguraron, sin embargo, que la dependencia afectada no pertenecía al Cuerpo de Guardia sino al almacén y que la misma sí cuenta con distintas taquillas de los suboficiales, aunque éstos no utilizan el habitáculo como vestuario.

 

Sostuvieron también que la caída afectaba a "unos cachos de escayola" y que las previsiones eran las de retirar todas las molduras, no volver a colocar otras nuevas y pintar simplemente el techo de hormigón.