¿Sabías que el Puente Colgante nunca fue colgante?
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

¿Sabías que el Puente Colgante nunca fue colgante?

Esta es la historia del segundo paso sobre el Pisuerga más antiguo de Valladolid, la primera estructura de arco tirante de España

Con más de 150 años de antigüedad, el Puente Colgante, inicialmente llamado Puente de Prado, es el segundo puente más antiguo de Valladolid. El primero fue el Puente Mayor, que fue el único paso sobre el río Pisuerga durante 800 años, hasta que se inauguró el segundo el 20 de abril de 1865.

 

Andrés Mendizábal Undargarín fue el ingeniero de caminos que redactó el proyecto inicial trece años antes de la inauguración del puente. Tan solo dos años después, el proyecto recogía los planos de un puente colgante y se paralizó la obra por cuestiones técnicas y presupuestarias.  

 

De ese primer proyecto solo se mantienen unos pilares en los accesos. Aun así, los vallisoletanos no han dejado de llamar al viaducto como Puente Colgante, que se convirtió en la primera estructura de arco tirante de España.

 

A nivel nacional, Valladolid era uno de los centros neurálgicos en cuanto a industria, situándose a la vanguardia de la arquitectura de un material poco común como es el hierro. Por esta misma razón, los arquitectos tuvieron que recurrir a los talleres John Hendersor Porter de Birmingham.

 

El puente soportó más de 170 toneladas de peso, pero tuvo que someterse a su primera reforma cinco años después de su apertura, en 1869. Además, la estructura del puente ha sido restaurada en su totalidad, salvo los estribos y los arcos, y su color marrón cambió al negro. A pesar de las reformas continuas, el diseño original del Puente Colgante se mantiene intacto.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: