RIC Energy destina 25 millones para colocar en Arroyo una planta de hidrógeno verde que disminuirá la emisión de 6.000 toneladas de CO2 al año
Cyl dots mini

RIC Energy destina 25 millones para colocar en Arroyo una planta de hidrógeno verde que disminuirá la emisión de 6.000 toneladas de CO2 al año

Foto vía ICAL

La planta, cuya primera fase estará lista en 2024, se alimentará de otro proyecto fotovoltaico de la compañía para desarrollar la producción de 5 MW de hidrógeno verde, y empleará a entre 75 y 80 personas para su construcción.

La empresa de energías renovables RIC Energy invertirá un total de 25 millones de euros en la instalación y puesta en marcha de la planta de hidrógeno verde “más avanzada” de la provincia de Valladolid, en la localidad vallisoletana de Arroyo de la Encomienda, con el objetivo de descarbonizar el entorno al reducir las emisiones de CO2 en 6.000 toneladas al año en su primera fase de ejecución.

 

Se trata de un proyecto que consiste en la construcción de una planta de producción de hidrógeno verde alimentada por la electricidad generada desde una planta fotovoltaica cercana también desarrollada por RIC Energy, con una capacidad de más de 170 MW, y que da al polígono de La Encomienda, donde estará ubicado el proyecto de hidrógeno, que en su primera fase producirá 5 MW escalables en fases posteriores. 

 

Además, y según dio a conocer el director de Hidrógeno de RIC Energy, Rubén Rodríguez, en la rueda de prensa celebrada hoy en el Ayuntamiento de Arroyo de la Encomienda en la que estuvo acompañado por el alcalde de Arroyo de la Encomienda, Sarbelio Fernández, la planta empleará a entre 75 y 80 personas en su fase de construcción y a otras quince en su etapa de mantenimiento y operación.

 

En su exposición, Rodríguez explicó, en declaraciones recogidas por Ical, que el proyecto se encuentra aún en fase de “maduración técnica y tramitación”, con el objetivo de iniciar la construcción de la planta a finales de este año y, en 2024, tener ya operativa la primera fase del proyecto, en la que contará con 18 MW de potencia fotovoltaica para la producción de 5 MW de hidrógeno, ampliables, no obstante, hasta entre 15 y 20 “según la demanda potencial de la zona”.

 

Es precisamente la zona, uno de los motivos por los que RIC Energy, según sostuvo Rodríguez, eligió Arroyo de la Encomienda para su instalación, ya que “reúne una serie de condiciones óptimas para este tipo de proyectos” al contar con “la infraestructura necesaria” por su “buen acceso” a una “tupida red de potenciales consumidores industriales” y por ser además “enclave estratégico” por su conexión con “muchos operadores de movilidad”, como operadores logísticos y gestores de flotas.

 

“Nos sentimos cómodos aquí”, continuó explicando el director de Hidrógeno de RIC Energy, Rubén Rodríguez, que recordó que la compañía ya cuenta en Castilla y León con proyectos de energía renovable, en marcha o en desarrollo, con una capacidad productiva de casi 700 MW, 170 de ellos en la zona de Valladolid, y con un equipo “presente en la zona” que facilita el desarrollo de este nuevo proyecto de hidrógeno verde.

 

Combinación de energía fotovoltaica e hidrógeno

El proyecto combinará la producción de la planta fotovoltaica de la compañía en Arroyo de la Encomienda, en estado de desarrollo, y que alimentará a la planta de hidrógeno situada en el polígono de La Encomienda, “un enclave con muy buen acceso logístico, muy cercano a la ciudad de Valladolid y que conlleva el acceso a otros ejes de movilidad principales del país”.

 

El proyecto de RIC Energy es, además, “holístico” en el sentido de que “va desde la generación eléctrica” con la planta fotovoltaica y la de producción de H2, a su propia distribución por hidrogeneras y zonas de almacenamiento y el offtake que llega a las calderas y cogeneradores de plantas industriales, a la flota transformada e incluso a usuario directo, si bien su uso será “principalmente industrial”, como apuntó Rodríguez.

 

Para completar todo ese proceso, el director de Hidrógeno de RIC Energy hizo un llamamiento a posibles socios “que acompañen en este viaje” y que puedan aportar “know-how estratégico interesante”, señalando que ya se encuentran en conversaciones para involucrar “a todos los agentes de la cadena de valor de la zona”, así como a “potenciales clientes industriales y de movilidad”.

 

De hecho, uno de los principales colaboradores es ya, precisamente, el Ayuntamiento de Arroyo de la Encomienda, al dar cabida a “una nueva empresa que significa seguir creando riqueza y dando expectativas de futuro” a la localidad a través de un proyecto “ligado a las energías renovables”, como el propio municipio, según apuntó el alcalde, Sarbelio Fernández.

 

Y es que Arroyo es “un destino empresarial en crecimiento”, con una de las más crecientes “proyecciones de futuro” tanto en la provincia como en Castilla y León, gracias a polígonos como el de La Encomienda, “conectado con las más importantes vías de comunicación” por lo que “cumple con todas las características de un espacio competitivo”.

 

En ese sentido, Fernández recordó las medidas para rebajar la presión fiscal tomadas a lo largo de otra legislatura que llevan a Arroyo de la Encomienda a contar “con impuestos más bajos que otras ciudades de similares características” que atraen “nuevas inversiones” que llevan, a su vez, “a la creación de empleo”. “Hoy damos un paso más con el proyecto de RIC Energy”, concluyó el alcalde de la localidad vallisoletana, que deseo “éxito” a la planta de hidrógeno verde.

 

RIC Energy

Además de explicar el proyecto de hidrógeno verde que se pondrá en marcha en Arroyo de la Encomienda, el responsable de esta materia en RIC Energy, Rubén Rodríguez, también explicó la procedencia de su grupo, “uno de los 10 grandes desarrolladores de energías renovables de España” que lleva dos años en un “periodo de diversificación” como respuesta al “entorno cambiante” por el que la energía fotovoltaica ya no es la única alternativa sostenible desarrollada por RIC Energy.

 

No obstante, la fotovoltaica sigue siendo un foco importante de desarrollo para RIC Energy, dado que cuenta con 7 proyectos de este tipo en Castilla y León, con una capacidad superior a los 660 MW de potencia pico, que evitarán anualmente la emisión a la atmósfera de 37.000 toneladas de CO2 y suministrarán energía equivalente al consumo de unos 400.000 hogares.

 

Estos proyectos, además, crearán unos 1.470 empleos durante los meses de su construcción, y unos 82, entre directos e indirectos, para su mantenimiento y operación.