Representantes de 50 defensorías universitarias debaten la situación de la normativa disciplinaria en Valladolid

El Salón de Grados de la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid (UVA) acoge este encuentro, que tiene como objetivo compartir información y experiencias sobre la labor que realizan.

Representantes de defensorías universitarias debaten hasta el próximo 4 de octubre en Valladolid en torno a la situación actual de la normativa disciplinaria en estas instituciones, entre otros asuntos, en el marco del XXII Encuentro de la Conferencia Estatal de Defensores Universitarios (CEDU).

 

El Salón de Grados de la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid (UVA) acoge este encuentro, que tiene como objetivo compartir información y experiencias sobre la labor que realizan y en el que están representadas 50 de las 61 defensorías de universidades públicas y privadas que forman parte de la CEDU.

 

La inauguración ha corrido a cargo del rector de la Universidad de Valladolid, Antonio Largo Cabrerizo; el procurador del Común de Castilla y León, Tomás Quintana López; y el presidente de la CEDU, cargo que ejerce actualmente el defensor de la Universidad de Granada, Antonio Ángel Ruiz Rodríguez.

 

Como novedad, y por primera vez los organizadores de la jornada, han incorporado ponentes externos que plantean cuestiones generales para ser analizadas posteriormente desde su experiencia por los representantes de las Defensorías de las universidades.

 

Así, este miércoles, 2 de octubre, Juan Diez Ballesteros, de la Universidad de Alcalá de Henares, ha expuesto el tema 'Prudencia debida vs actuaciones intermedias de los Defensores', mientras que el jueves 3 Capitolina Díaz, de la Universidad de Valencia, hablará sobre 'Género y carrera profesional en la Universidad' y José Antonio Tardio, de la Universidad Miguel Hernández de Elche, analizará 'La situación actual del reglamento disciplinario: desigualdad de trato entre estudiantes'.

 

A continuación, sobre este último tema intervendrán la defensora de la UVA, Milagros Alario, y representantes de las organizaciones de estudiantes de la institución vallisoletana como Alternativa y ADE, que darán su punto de vista sobre este reglamento.

 

SIN REGLAMENTO

 

Este se prevé que sea el tema más controvertido que se abordará en este Congreso, ya que el Ministerio de Educación sigue sin publicar un nuevo reglamento disciplinario que sustituya al actualmente vigente, que data de 1954.

 

Así se establecía en el Estatuto del Estudiante Universitario del año 2010 en su disposición adicional segunda donde se señalaba el plazo de un año para la presentación en las Cortes "de un proyecto de ley regulador de la potestad disciplinaria, en donde se contendrá la tipificación de infracciones, sanciones y medidas complementarias del régimen sancionador para los estudiantes universitarios de acuerdo con el principio de proporcionalidad", han informado a Europa Press fuentes de la UVA.

 

Este tema sigue regulado en su mayor parte por el 'Reglamento de disciplina académica de los Centros oficiales de Enseñanza Superior y de Enseñanza Técnica dependientes del Ministerio de Educación Nacional' aprobado por Decreto de 8 de septiembre de 1954 por el ministro Joaquín Ruiz-Giménez y firmado por Franco en el Pazo de Meirás a excepción de aquellos artículos que se consideran inconstitucionales, como la existencia de Tribunales de Honor prohibidos en el artículo 26 de la Constitución Española y los relativos al personal docente derogados en un Real Decreto del año 2015.

 

Una situación que según los expertos crea inseguridad jurídica en la comunidad universitaria, especialmente entre los alumnos, a los que en caso de tener que aplicarles alguna sanción reglamentaria se les impondría de acuerdo con la clasificación que se establece en el Reglamento franquista y que iría desde la "inhabilitación temporal o perpetua para cursar estudios en todos los Centros docentes" (faltas graves), "la prohibición de examinarse de la totalidad o parte de las asignaturas" (falta menos graves); o la "pérdida de matrícula de una o más asignaturas" (faltas leves).

 

Desde la Universidad de Valladolid, a través de la Defensoría de la Comunidad Universitaria en colaboración con el vicerrectorado de Estudiantes, se está trabajando actualmente en un Reglamento que subsane esta situación.