Renault comunica oficialmente que cumple con la normativa de emisiones en sus vehículos diésel

Tras la apertura de una investigación judicial de la Fiscalía de París sobre un presunto fraude en las emisiones contaminantes de algunos modelos. 


 

El pasado 9 de noviembre de 2016, los Ministros de Economía e Industria anunciaron que la DGCCRF (Direction générale de la concurrence, de la consommation et de la répression des fraudes) había finalizado sus investigaciones relativas a los motores de Renault y transmitido vía verbal sus conclusiones al Tribunal de Nanterre. Este último ha enviado el expediente al Tribunal de París, que es la jurisdicción competente en materia de consumo.

 

Tras este anuncio, el Grupo Renault ha expresado oficialmente que cumple con la legislación francesa y europea de emisiones, y que sus vehículos han sido homologados correctamente para respetar las leyes y las reglamentaciones que actualmente están en vigor. Además de todo esto, la compañía francesa asegura que sus modelos no están equipados con software fraudulento que afecte directamente a los sistemas antipolución.

 

Renault también comunica que es una compañía comprometida para reducir las emisiones contaminantes. De hecho, en marzo de 2016 presentó a la comisión técnica independiente un plan completo de reducción de emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) para sus vehículos diésel Euro6b en uso del cliente, que ha sido considerado transparente, satisfactorio y creíble. Asimismo, al igual que los diferentes Estados, la Comisión Europea, las autoridades responsables de la reglamentación y los fabricantes de automóviles, Renault comparte la opinión de reforzar los requisitos de la normativa aplicable para cumplir con el objetivo del futuro Reglamento Euro6d.