Remontada de raza en Vizcaya

Las chicas del Aula Cultural doblegaron un combativo Kukullaga Etxebarri pese a ir perdiendo todo el partido. La victoria permite cosnervar la séptima plaza y deja con opciones a las vallisoletanas de asaltar el quinto puesto.

Kukullaga Etxebarri 26: Leire García (p), Irati Vázquez (-), Maialen Aguirregomezcorta (-), Ainhoa Azaola (6), Sandra Azcona (3), María Andrés (1), June Castaños (-), Nerea Elicegui (3), Jessica Nogales (7, 2 de p), Yasmina Sánchez (-), Zuriñe Bilbao (6). M;aider Rodríguez, Blanca González (-) y Jara Casado (p).

 

Aula Cultural 32: Mariia Makarenko (p), Patricia Fernández (1), Celia López (3), Ana Vergara (3), Ángela Nieto (2), Isabel Calderón (2), Cristina Cifuentes (5, 2 de p), Lourdes Guerra (p), Teresa Álvarez (3), Cecilia Cossío (3), Laura Muñiz (p), Amaia Garibay (9) y Verónica Torres (1).

 

Parciales: 4-2, 9-3, 10-6, 11-9, 13-13, 15-17//15-18, 17-22, 22-24, 25-24, 26-29, 26-32

 

Penaltis: Kukullaga 2/2 Aula 3/4

 

Árbitros: Sergio Gallado y Francisco José Gallardo de la Federación Andaluza excluyeron a Sandra Azcona (2), Nerea Elicegui y Jessica Nogales (2) por parte del Kukullaga Etxebarri y a Cristina Cifuentes por parte del BM Aula Cultural. 

 

Incidencias: Partido correspondiente a la 24ª jornada de liga de División de Honor disputado en un Polideportivo Municipal de Etxebarri (Vizcaya) que presentó una excelente entrada. Entre los asistentes, una veintena llegados de Valladolid. 

El BM Aula Cultural volvió a ganar lejos del Miriam Blasco y recupera la séptima plaza perdida hace tan sólo una semana. Dos puntos ante un combativo Kukullaga Etxebarri, colista de la División de Honor Femenina, muyu tyrabajados que además ahcen que las chicas de Miguel Ángel Peñas vuelvan a situarse a sólo un punto del Elche Mustang, sexto clasificado y a cuatro del quinto, el BM Porriño.

 

Un triunfo basado en el orgullo y fe de un equipo que pese a ir por detrás en el marcador durante buena parte del encuentro nunca tiró la toalla y acabó dando un golpe defintivo al encuentro gracias a su solidez defensiva y a su gran trabajo en el contragholpe en los momentos clave del encuentro

 

Como viene siendo habitual en los encuentros que el BM Aula juega lejos del Miriam Blasco, las cosas no comenzaron nada bien para las jugadoras dirigidas por Miguel Ángel peñas. Las urgencias del colista de la tabla quedaron patentes nada más empezar el partido, ya que las vascas mandaban en el marcador en los primeros compases. A los cinco minutos de juego, el entrenador visitante se veía obligado a parar el cronómetro. El Kukullaga Etxebarri se iba en el marcador y el promedio goleador del conjunto dirigido por Lidia Montes era de un tanto por cada sesenta segundos.

 

Sin embargo, el tiempo muerto pedido por Miguel Ángel Peñas no llevó consigo el efecto deseado. El ímpetu del conjunto vizcaíno sobre el parqué de Etxebarri quedaba patente  cuando varios tantos casi consecutivos ponían en el marcador un 9-3 cuando sólo se habían disputado 10 minutos. Las alarmas saltaban en el seno del cuadro visitante. Las vascas se habían ido de seis goles, una diferencia nada desdeñable. Por eso, las vallisoletanas se pusieron el mono de trabajo para comenzar, una vez más esta temporada, a remar contra corriente.

 

Poco a poco, los ajustes defensivos llevados a cabo por Miguel Ángel Peñas provocaban numerosos errores en la circulación de balón de un Kukullaga Etxebarri que veía como a medida de que iba avanzando el choque, el BM Aula Cultural se acercaba peligrosamente en el electrónico. En ataque, y pese a las inmportantes bajas de la central segoviana Raquel de la Cruz y de la pivote Bea Casquero, el Aula Cultural se sentía más cómodo sobre el 40 por 20 vizcaíno y conforme iban pasando los minutos las sensaciones eran cada vez mejores.

 

El el ecuador del primer acto, el equipo vallisoletano ya había logrado ponerse a sólo tres goles del equipo local gracias al gran tyrabajo defensivo y en portería y a la efectividad anotadora de sus jugadoras. En un abrir y cerra de ojos, el Aula iba a empatar el partido. A falta de 5 minutos para la conclusión del primer tiempo, el resultado de empate a 13 campeaba en el marcador.

 

La tendencia hacía presagiar que el Aula iba a dar la vuelta al encuentro antes del paso por vestuarios, y así fue. Un parcial de 2-4 en los últimos instantes del primer parcial iba a hacer que las chicas de Miguel Ángel Peñas se marchasen al descanso con una ligera ventaja tras remontar un partido que se había puesto muy cuesta arriba en los primeros compases. Era la enésima remontada del BM Aula esta temporada, pero aún faltaba por rematar la faena en tierras vascas.

 

Tras el tiempo de asueto, el guión del choque no se modificó un ápice. El BM Aula dominaba en el juego y también en el marcador y de los dos goles de diferencia se pasaba a los 5 en apenas 7 minutos. En ese momento era el Kukullaga Etxebarri el que detenía el crono. Tiempo muerto de Lidia Montes para intentar frenar la sangría de goles en contra que el BM Aula estaba endosando a su equipo. El tiempo muerto sí funcionó en esta ocasión y las vascas se fueron a por el encuentro.

 

El Kukullaga Etxebarri no podía dejar escapar la oportunidad de reengancharse a la salvación y su juego comenzó a mejorar. Las vascas aprtaron en defensa y en ataque su efectividad de cara a portería comenzó a aumentar. Eran sus mejore minutos del partido, y los peores de un BM Aula que por unos instantes estaba viendo como se les podía escapar un encuentro casi controlado hacía sólo unos minutos.

 

En el minuto 45, el Aula ya sólo ganaba de dos goles y poco después, en el 48, el equipo local empataba el choque. Miguel Ángel Peñas no quería dejar escapar la victoria y solicitaba un tiempo muerto. Faltaban por disputarse 12 minutos y la igualdad era máxima. Los ataques se imponían a las defensas y los goles seguían subiendo a los casilleros de vascas y vallisoletanas.

 

Cuando parecía que todo se iba a decidir en los instantes finales volvío a surgir el orgullo del BM Aula. El equipo castellano, que esta temporada ha demostrado una y otra vez ser capaz de resurgir de sus cenizas cuando peor se le ponen las cosas, volvió a emerger cuando parecía que el choque se torcía para dar un arreón que a la postre iba a resultar defintivo. Un parcial de 1-5 a falta de menos de tres minutos culminando a la perfección varios contragolpes sirvió para acabar decantando la balanza.

 

 

Un triunfo sufrido, muy trabajado y que costó de lo lindo, que hace que las vallisoletanas regresen a la séptima posición a falta de dos jornadas y que hunde en la última plaza a un Kukullaga Etxebarri herido de muerte. A falta de cuatro puntos por disputarse las vallisoletanas pueden seguir optando al sexto e incluso al quinto puesto. Algo que sería un auténtico hito para un club debutante en la máxima categoría del balionmano femenino nacional.