Rebajas con incertidumbre y malas cifras para los comercios de Valladolid

La Agrupación Vallisoletana de Comercio ha calificado las rebajas de verano como irregulares, que no responden a las expectativas y generan dudas para el futuro.

Las rebajas de verano están siendo muy irregulares en el comercio de Valladolid, según la información proporcionada por la Agrupación Vallisoletana de Comercio (AVADECO). El comienzo en los últimos 8 días de junio fue positivo. Los establecimientos aprovecharon el tirón y hasta el día 9 de julio la tendencia reflejaba una ligera mejoría teniendo en cuenta que se venía de una temporada desastrosa, donde las ventas en textil habían bajado cerca del 20% en muchos comercios. Hubo un gran retraso en el inicio de la temporada de primavera/verano y esto ha afectado muy negativamente a este sector.

 

A partir del día 9 se ha notado un parón considerable que produce incertidumbre a los comercios ya que solamente las celebraciones animan determinadas ventas. Avanzado ya el mes de julio, desde AVADECO confían en que "el cobro de la paga extra de julio anime las ventas en este final de julio”, comenta Luis del Hoyo Gómez, secretario general.

 

En términos generales se habla de un incremento para el conjunto del sector de en torno al 2%, algo que no responde a las expectativas y que genera dudas respecto al futuro. “Hay muchos comercios que están en situación límite”, ha apostillado el secretario.

 

Los meses de marzo, abril, mayo y junio han sido muy duros con descensos continuados de las ventas. En cuanto a los sectores, el de artículos deportivos es de los más dinámicos, según la información de AVADECO proporcionada a Tribuna Valladolid, aunque los comerciantes dicen que existe una gran competencia que les lleva a una disminución de los márgenes comerciales.

 

En el sector de equipamiento de la persona textil/calzado es donde observan más incertidumbre. A la mala temporada marcada por la climatología adversa también se suma la competencia de las grandes cadenas y las ventas por internet, la competencia desleal y las continuas promociones. El de equipamiento de hogar presenta una ligera recuperación al venir de una profunda crisis, lo que provocó el cierre de numerosas tiendas.

 

Durante el período vacacional de verano, sobre todo en el mes de agosto, una parte de los ciudadanos salen de la ciudad y compran fuera en los destinos dónde establecen sus vacaciones, lo que hace que haya ‘fugas comerciales’ inevitables pero que inciden en las ventas de las tiendas. Además este año, los clientes se han ido de vacaciones sin comprar a diferencia de años anteriores, que iniciaban las ventas en mayo o junio.

 

AVADECO ha observado “cambios profundos” en el consumidor que “está acostumbrado a comprar a precios muy bajos, y ello provoca inquietud, pues en las tiendas multimarca los márgenes comerciales están en limite”. En muchos casos, se abandona el criterio de la calidad por el del precio bajo por parte de los consumidores.

 

El comercio local independiente, con descuentos del 30%, está muy cerca de empezar a perder dinero y aboca al cierre de los establecimientos ya que afrontan numerosos gastos de infraestructura, alquiler de locales, personal, impuestos… La agrupación establece su confianza en que en el mes de agosto sirva para dar salida al género que aún queda en los almacenes.

 

El panorama del comercio de Valladolid refleja una gran incertidumbre. Todos los días cierran tiendas con años de antigüedad y las nuevas apenas duran 1 ó 2 años. Es algo que se refleja en las calles con el aumento de los locales vacios. Por otra parte, según la agrupación, “desde las administraciones faltan ayudas para el sector, aún siendo un gran generador de empleo”. Uno de cada tres autónomos pertenece a dicho sector que además aporta el 15% del empleo. La demanda desde los comercios sigue siendo “volver a fechas estables de rebajas, recuperando el carácter promocional de las mismas”.

 

AVADECO reclama a las administraciones "un mayor apoyo al sector, destacando el importante cambio que se está produciendo y en especial apoyar campañas divulgativas que destaquen las ventajas del comercio minorista tradicional. Impulsar el desarrollo del comercio minorista y fomentar su transformación digital, apoyándose en la colaboración público-privada, tal como se aprobó recientemente en el Congreso de los Diputados” zanja del Hoyo.